Cultura y Vinos

Winemaker del Litoral

Federico Schneidewind relata en primera persona sus experiencias en las ferias Descorchados de San Pablo y Nueva York, adonde llegó gracias al éxito de su semillón Contento y su criolla Verdaderos Invisibles.

Federico Schneidewind llevó sus vinos a San Pablo y Nueva York.

Por Fernando Garello – Acaba de superar límites que probablemente no se atrevió a imaginar cuando decidió convertirse en winemaker. Hace unas semanas Federico Schneidewind presentó sus etiquetas en las ferias Descorchados de San Pablo y Nueva York, dos puntos de referencia en el mercado mundial de vinos. Fue el corolario de un proceso que incluyó el lanzamiento del semillón Contento y la criolla Verdaderos Invisibles que fueron muy bien recibidos por los especialistas y fundamentalmente por los consumidores.

Las puertas se abrieron un año atrás, cuando aprovechó la Premium Tasting de Mendoza para reunirse con Patricio Tapia, editor de la Guía Descorchados, a quien le hizo probar las dos versiones del Contento Semillón, probablemente sin figurarse que sería catalogado como uno de los mejores del país.

“En San Pablo me sorprendió el feedback de la gente. Nos contactamos con varias personas que están interesadas en comercializar nuestros vinos allí. La de Nueva York es una feria muy profesional a la que concurren sommeliers, críticos especializados, distribuidores y consumidores. Lamentablemente no pudimos ir a Canadá porque obviamos tramitar la visa pero hay mucho interés en tener presencia también allá”, detalla a modo de balance.

Obviamente no se engaña y sabe que hay mucho camino por recorrer. “Por supuesto que se trata de procesos largos donde hay que ordenar un montón de cosas y planificar a largo plazo pero la recepción es buena y la semilla ya está sembrada”, afirma.

Tras las exitosas experiencias internacionales, rememora que tuvo “la suerte de hacer grandes amigos durante los años que he dedicado a comunicar el vino y conté con el apoyo de muchos de ellos para concretar mis sueños. Hoy creo que hemos tomado decisiones acertadas como por ejemplo fraccionar por separado nuestro semillón Contento, algo que nos es habitual ni sencillo en una partida tan chica y que fue lo que de alguna manera hizo posible que llegaran a estar rankeados entre los mejores de Argentina y particularmente al Contento Semillón 2 -que es el vino de prensa- a ser elegido en forma compartida como el mejor del país en la guía más importante de Sudamérica”.

“Lo de la criolla tiene que ver con recuperar una tradición y con recuperar lo nuestro, cosas que muchas veces son ninguneadas. No tiene una lógica comercial sino la necesidad de plasmar una idea. Ahora lo que viene es un Conjunto Cabernet Franc”, define y anticipa, probablemente intuyendo que tampoco en este caso parece haber límites para lo que se hace con el corazón.

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir