Estilo de vida

Vistalba reivindica al Semillón

La Semillón es una de las variedades blancas más nobles. Con esta cepa se producen los vinos dulces franceses más famosos y sin embargo, en nuestro país pocos exponentes atraen la atención. Para los expertos, es una uva que debería rescatarse.

La bodega de Carlos Pulenta hace una fuerte apuesta por la cepa Semillón.

La bodega de Carlos Pulenta hace una fuerte apuesta por la cepa Semillón.

Originaria de Burdeos, Francia, donde las mañanas brumosas y las tardes soleadas fomentan el desarrollo de la Botrytis Cinerea, llamada también podredumbre noble, es ahí donde este cepaje da su mayor expresión. Los vinos de Sauternes son los vinos dulces que gozan de mayor prestigio en el mundo, siendo éstos, los más buscados por los coleccionistas. La Semillón es una variedad vigorosa y fácil de cultivar, brota más tarde que la Sauvignon Blanc, pero madura antes. La fruta madura es de color oro brillante, y despierta curiosidad cuando el grano es afectado por la podredumbre noble, donde adquiere un tono más oscuro y una textura rugosa y retorcida. Durante el otoño, los viñedos brindan una paleta de colores majestuosos.

Curiosamente en Argentina, donde tiene atributos para generar vinos de notable calidad, nunca ha gozado del respeto que merece. Durante muchas décadas se la dejó de lado, ya que en el siglo pasado se le daba dicho nombre a un vino barato envasado en botellones identificables. Pero no está claro si se trataba de la variedad Semillón mal elaborada, o bien, era otra cepa de baja calidad enológica.

Actualmente en Argentina hay unas ocho mil hectáreas plantadas con Torrontés y un poco más de seis mil de Chardonnay, pero de Semillón apenas dos mil trescientas hectáreas y solo un pequeño grupo de bodegas que la vinifica. Este aparente desinterés puede tener muchos motivos, pueden ser las exigencias del mercado, el éxito de otras cepas, o como mencionamos, que haya caído en el olvido por mala prensa. Muchas circunstancias han dejado a la Semillón a un costado del camino. ¿Se aproximará el tiempo de la reivindicación del Semillón? Tal vez, en un par de años, lo sabremos.

Cuando la uva se vinifica con buena madurez, el resultado son vinos secos con aroma a miel y frutas blancas frescas, con notas secundarias a cítricos. Presenta un cuerpo y sabor característicos, de paladar aterciopelado, dulce, con baja acidez. Si ha tenido un paso por roble,  se destaca por sus aromas a pan tostado, vainilla y nuez. En boca, es un vino seco, equilibrado y de gran personalidad, presenta sabores a damasco, miel, algunos cítricos y tostadas.

La uva Semillón tiene atributos suficientes para generar por sí sola vinos de notable calidad: se pueden elaborar vinos secos o dulces, jerez o brandy. Es una variedad que se adapta muy bien a las zonas frías y ejemplos de ello es la excelente calidad que presentas las vides cultivadas en la zona del Valle de Uco o Alto Valle del Río Negro. La amplitud térmica, característica de estas zonas, favorece una muy buena producción de color y taninos en las uvas.

Esta cepa es ideal para acompañar frutos de mar, pescados grillados, carnes blancas apenas sazonadas con hierbas. Su vinificación en vino dulce puede ser presentado como aperitivo o para acompañar postres a base de frutas. La temperatura de servicio sugerida es entre los 10ºC y los 12ºC.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir