Estilo de vida

Vinos que enaltecen un plato nacional

Hay muchas alternativas enológicas para acompañar el locro criollo que miles de argentinos piensan disfrutar este 25 de Mayo. Cabernet Sauvignon y Malbec, así como también variedades blancas como el Torrontés y hasta exóticas como el Tannat y el Petit Verdot, entre las más destacadas.

Tordos Cabernet Sauvignon 2016, de la zona de Tolombón, en el Valle Calchaquí.

Por Fernando Garello – El maridaje es un tema indudablemente controversial y a la hora de elegir un vino para acompañar un plato o viceversa, no existen reglas incuestionables. Por el contrario, lo mejor es dejarse llevar por la experiencia y el gusto y por algunos principios generales como la proporción, la proximidad, la complementariedad y el contraste. En el caso del locro criollo que millones de argentinos acostumbran disfrutar durante las fiestas patrias, existen diferentes opciones capaces de satisfacer una amplia gama de gustos personales.

Arrancando por los vinos blancos, un Torrontés Riojano o Salteño combina muy bien con los sabores y aromas característicos del plato nacional y además hace frente al toque picante que algunos utilizan en su elaboración. Por otro lado, este vino tiene una rica nariz frutal, floral y especiada que marida muy bien con el locro que tiene las mismas características.

En la gama de los tintos, tanto el Malbec, como el Syrah y el Cabernet Sauvignon pueden desempeñarse muy bien, ya sean estos jóvenes o reserva. Los blends tintos también representan una excelente opción.

En mi caso personal, prefiero un Cabernet Sauvignon más bien joven o con paso moderado por madera que complemente los sabores un tanto dulzones que aportan los ingredientes principales del locro criollo: el maíz blanco y el zapallo. Además, la estructura del Cabernet Sauvignon puede hacer frente al elevado tenor graso y su nariz especiada va de maravillas con los aromas de las especias como el pimentón, el ají, la pimienta negra y el comino.

Los más curiosos pueden optar por dos varietales que están obteniendo muy buenos resultados en el norte argentino, como el Tannat y el Petit Verdot. El primero ofrece notas de fruta roja y negra madura, eucalipto e higos y el segundo tiene una nariz donde sobresale el grafito y las especias.

Tordos Cabernet Sauvignon 2016. Una de las joyitas que nos está entregando el enólogo Paco Puga desde el Valle Calchaquí. Elaborado con fruta proveniente de la zona alta de Tolombón, tiene toda la tipicidad de la variedad, con notas de pimiento rojo y especias. Sin embargo en boca sorprende por su frescura y sus taninos tranquilos. Fácil de beber e ideal para acompañar una gran variedad de comidas.

Gauchezco Reserva Cabernet Sauvignon 2015. Un varietal de gran personalidad, obra de Mauricio Vegetti, uno de los enólogos más renombrados de nuestro país. Vistaflores y Barrancas se unen para dar forma a un vino con buena estructura y un balance notable. Fruta roja, pimienta negra y verde y vainilla y chocolate, dan forma a una paleta irresistible que además va muy bien con el locro criollo.

Colomé Estate Malbec 2015. Otro blend de terroirs notable, elaborado por el enólogo Thibaut Delmotte. Representa muy bien las cuatro fincas ubicadas a diferentes alturas donde maduran las uvas que se utilizan para su elaboración. Complejo y elegante, tiene todo lo que el malbec salteño nos puede ofrecer: fruta madura, especias, minerales, flores y hierbas silvestres, con presencia justa de las clásicas notas que aporta la madera.

Domingo Molina Reserva Petit Verdot 2016. Los más osados pueden aprovechar la fiesta patria para disfrutar de este inusual varietal elaborado con fruta proveniente de Yacochuya. Exótico y algo salvaje, es a la vez un vino moderno que tiene una boca amplia y equilibrada. En nariz sobresalen las notas de fruta negra madura, las especias de Oriente y, por supuesto, el grafito.

Laborum Finca El Retiro Tannat 2015. Uno de los vinos salteños que están dando que hablar, dado que aporta un perfil diferente y personal a la variedad, con notas de frutas negras maduras, especias y eucalipto. Fermentado en cubas de roble francés y añejado durante doce meses en barricas de roble francés y americano, tiene una buena estructura y taninos firmes, además de un agradable final.

Caelum Torrontés 2016. Un exponente de la variedad nacional que lleva el sello distintivo del enólogo italiano Giuseppe Franceschini y que hace foco en la frescura y la acidez. Notas cítricas como el pomelo rosado y la lima se conjugan con notas florales para dar como resultado un vino sutil y fácil de beber que bien puede acompañar al locro argentino.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir