Cine

Una película testimonial

Las calles recibió el premio a la Mejor Dirección en la Competencia Latinoamericana de la última edición del Bafici y cinco meses después llegó al cine El Cairo con la presencia de la directora María Aparicio y el camarógrafo Santiago Sgarlatta.

María Aparicio recibió el premio a la mejor dirección en el último Bafici.

María Aparicio recibió el premio a la mejor dirección en el último Bafici.

Por Mariana García – La ópera prima, pone en imágenes un plan educativo anclado en Puerto Pirámides, península de Valdés, Chubut. Aborda un suceso ocurrido en el pueblo patagónico, donde las calles no tienen nombre. El film reconstruye el proyecto “Poniéndole nombre a las calles de mi pueblo”. “El único nombre que existía, era el de la calle principal que se llamaba Julio Argentino Roca”, comentó la directora. A raíz de esto la profesora de historia oral Eugenia Erazo inició la idea que se desarrolló entre 2004 y 2010 en la escuela  Nº 7710. “La calle central ahora se llama avenida Las Ballenas”, dijo María Aparicio y explicó que fue el único nombre que no fue votado por los habitantes del pueblo ya que surgió de una negociación con el municipio. El resto de los nombres de las calles fueron elegidos desde la propuesta de la gente.

La película recrea la tarea de recolección de datos -conducida por  alumnos (habitantes de Puerto Pirámides) y la maestra (Eva Bianco)- que se realizó a través de una investigación mediante entrevistas a los pobladores del lugar para armar una lista de candidatos para ocupar nombres representativos de su propia historia, selección que se definió en una elección general. Uno de los méritos del relato es la naturalidad de la actriz para encarnar el rol de la mujer que lleva adelante el proyecto. De hecho la cinta cuenta con solamente  Bianco, Mara Santucho y Gabriel Pérez como profesionales de la actuación. El resto son habitantes del pueblo, “ellos hacen de ellos mismos, no hay una construcción de un personaje”, expresó Aparicio.

Las calles asume visibilidad oficial después de su sólido paso por festivales pues recibió el Premio del público y una mención en el 6º Festival de Cine Independiente de Cosquín (Mayo 2016), y el premio a Mejor Película en el reciente 2º Festival nacional de cine de General Pico (Junio 2016).

La expresión de un aspecto de la realidad confunde en si la película es documental o  ficción. “El proceso de elaboración del guion  fue muy complejo”, expresó la directora quien un poco avergonzada contó que discutió mucho con su equipo mientras lo hacían. “La idea del guion era mucho más ficcional. Había varias tramas y los personajes tenían una construcción teatral(…) Nos terminamos dando cuenta que en el momento de filmar importaba todo eso que excedía el papel escrito y  fue esencial el trabajo del camarógrafo. Él estuvo atento a aquellas cosas que sabíamos que no se volverían a repetir”.

La película resalta  la celebración del mar, la costa, la pesca y el trabajo rural, llegando a oídos de nuevas generaciones. Convirtiéndose así en un vehículo conmovedor que genera empatía con cada uno de los personajes. Por otro lado, la pedagogía democrática hace partícipe a las personas que viven en Puerto Pirámides de un proceso de  recuperación de la historia oral mediante testimonios de antiguos pobladores. Con no más de 700 habitantes y de la mano del cine cobra vida esa voz que existe en la parte sur del mundo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir