Música

Un concierto ecléctico con destellos de Krantz

Wayne Krantz se presentó en el Gran Salón de Plataforma Lavardén junto a su esposa, la cantante Gabriela Anders e interpretó un repertorio conformado por composiciones propias y de autores tan variados como Gustavo Cerati y Cuchi Leguizamón.

 

Por Fernando Garello – Al igual que aconteció unos días atrás en el club Boris de Buenos Aires, el reconocido guitarrista norteamericano Wayne Krantz se presentó en Rosario junto a su esposa, la cantante Gabriela Anders, para ofrecer un concierto ecléctico, intimista y tecnológico que se basó en un repertorio amplio que incluyó obras relacionadas con la música popular latinoamericana como la bossa nova, el folclore y el rock nacional.

Anders viene de publicar Cool Again, un álbum que recorre la música brasileña, en especial la bossa nova, que grabó junto una banda en la que Krantz se luce en la guitarra y que además está integrada por músicos de prestigio como Anthony Jackson, Cliff Almond, Jim Ridl, Rogerio Bocatto, John Benitez y Horacio “El Negro” Hernández.

En el concierto ofrecido en el Gran Salón de Plataforma Lavardén la pareja sustituyó la banda que la acompañó en la grabación de Cool Again con la reproducción de bases rítmicas pregrabadas, un recurso tecnológico muy utilizado por estos días en el mundo del jazz contemporáneo.

El repertorio y la versatilidad de Anders como cantante y compositora fue una de las patas sobre las que se apoyó el concierto del sábado. La otra fue el talento excepcional de Krantz para tocar la guitarra que deslumbró a un público conformado en gran medida por amantes del jazz fusión y del funk.

Al escucharlo resulta inevitable la comparación con John Scofield, otro de los grandes guitarristas del jazz actual, dado que ambos se mueven con comodidad dentro de la fusión y del funk. Sin embargo, Krantz tiene una voz propia que lo hace distinguirse hasta de maestros como el compositor de Überjam.

Para empezar Krantz utiliza un modelo de guitarra como la Fender Stratocaster que está mucho más vinculada al rock que al jazz. Su elección, según él mismo explicó, no se basa tanto en la calidad del sonido que le ofrece sino en la comodidad para ejecutarla, lo que resume su humildad y su capacidad para crear a partir de los recursos que dispone.

Si bien hubiese resultado interesante escucharlo junto a su banda, integrada por músicos tan talentosos como el saxofonista David Binney, el concierto junto a su esposa también ofreció momentos brillantes que deleitaron a los amantes de la guitarra en particular y del jazz en general.

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir