Cultura

Serrat y el conflicto catalán

Recibió el doctorado honoris causa de la UNR y se pronunció en contra del movimiento independentista catalán.

Joan Manuel Serrat exhibe el diploma que le otorgó la UNR.

“Es un honor para mí que me reconozcan en una ciudad a la que quiero mucho, en donde cada vez que vengo no me alcanza el tiempo para estar con mis amigos tanto como me gustaría. Es una ciudad de amigos, y a la cabeza el siempre amado Roberto Fontanarrosa”, dijo Joan Manuel Serrat en el Teatro La Comedia, donde se llevó a cabo la ceremonia donde la Universidad Nacional de Rosario le otorgó el doctorado “honoris causa”.

El trovador catalán no eludió la referencia al conflicto que desde hace unas semanas sacude a su país. “Desde que fue convocada la consulta sobre el independentismo, me manifesté personalmente contrario a la misma, por los modos, la precipitación con la que se hizo y la forma con la que el gobierno catalán llevó adelante la cuestión. Y el gobierno español no tuvo mejor ocurrencia que echar gasolina al fuego”, declaró.

“Quisiera aprovechar esta tribuna que me brinda la Universidad Nacional de Rosario para exigir al gobierno español que por una vez tome la iniciativa política y en lugar de mandar contra la ciudadanía las fuerzas públicas, muestre voluntad de conversar con las fuerzas políticas catalanas, al tiempo que les reclamo a estos últimos que abandone su actitud sectaria y que antes de enviarnos a todos los catalanes al limbo de la tierra prometida de la independencia, nos podría hablar de los costos que nos va a representar a los ciudadanos. Dirigiéndome a ustedes señores presidentes, les pido que hablen. Que hablen aunque no sepan de qué, aunque no tengan nada que decirse. Porque nunca se habla lo suficiente cuándo hay voluntad de solucionar cosas. Hablen o apártense y dejen que sean otros los que hablen, que entiendan la moderación y el respeto al derecho ajeno. Lo que hoy vivimos en Cataluña, es un fracaso. Un fracaso nunca se improvisa, se construye”, reflexionó Serrat.

“Por encima de todos méritos que se han enumerado, esta distinción es el fruto de algo tan simple y preciado como el amor, el cariño. Si para algo vale la pena la vida, es para querer y ser querido. Eso es lo que mueve mis pasos. A lo largo de mi vida no he tenido otra intención que tratar de que me quieran. Que me quiera la gente que quiero, naturalmente. Los demás, el resto es el resto”, agregó.

Finalizando el acto, y antes de cantar una de sus canciones para el deleite del público, Serrat fue a abrazarse con una representantes de Madres de Plaza de Mayo, quién le otorgó un pañuelo blanco, símbolo del siempre vigente “Nunca más”.

“No les diré que me siento un rosarino más, porque no soy tan vanidoso, pero sí que seré tan rosarino como ustedes me permitan”, concluyó entre los aplausos del público.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir