Cultura y Vinos

Sejanovich exalta la diversidad

Alejandro Sejanovich, uno de los winemakers argentinos más destacados, presentó las nuevas etiquetas de su emprendimiento Teho: tres malbec provenientes de distintos sectores de una antigua viña de La Consulta y adelantó además la salida de una garnacha salteña.

Por Fernando Garello – Pasaron seis años desde que Alejandro Sejanovich inició su propio camino en el mundo de la vitivinicultura y hoy puede decir, a los 48 años, que tomó la decisión acertada. Todos los emprendimientos que realizó junto a Jeff Mausbach  obtuvieron excelente puntajes de parte de la crítica especializada internacional y lo más importante, la aprobación y valoración de los consumidores argentinos y extranjeros. El lanzamiento de la serie Teho Grand Cru, desarrollado en el mediodía del jueves en la cantina El Ancho, fue una excelente oportunidad para dialogar con un enólogo que se destaca por los grandes vinos que elabora y también por las posiciones que adopta en relación al cambiante mundo del vino. “Soy enólogo pero principalmente agrónomo y viticultor. Básicamente trabajo mis vinos desde la viña”, explica con la precisión y la sencillez que lo caracterizan. El nacimiento de la serie Grand Cru se debe en gran parte a esa experiencia de años de trabajo en los viñedos: “Siempre me llamó la atención el hecho que haya diferencias  a nivel de aromas y sabores no solamente entre un viñedo y otro, sino incluso dentro de una misma viña o cuadro. Fue así como se nos ocurrió hacer una selección de lo mejor y también de lo más diferente de una viña, plasmando esas diferencias en tres vinos”.

La serie está compuesta por el Teho Grand Cru Les Cailleux 2013 que proviene de la zona central de la viña donde abunda el calcáreo; el Teho Grand Cru Les Paquerrettes 2013 denominación que en francés significa “las margaritas” y representa el aroma floral que predomina en la zona más limosa del viñedo; y el Teho Grand Cru Les Velours 2013 que proviene de plantas ubicada en las cabeceras, con suelo más arenoso que aporta más calor y tiende fácilmente a deshidratar, lo que le arroja una nariz más bien golosa y sedosa.

Sejanovich explica que los tres malbec provienen de un viñedo ubicado en La Consulta, plantado hace más de 75 años. Como todo viñedo viejo tiene la característica de que no es puro, sino que es una población de malbec mezclada con otras variedades. Sin embargo, para él eso no es un problema. “En base a todo lo que he estado haciendo e investigando durante los últimos años, me he dado cuenta que lo que más vale y hoy se aprecia es la diversidad”, razón por la cual, “pienso que la búsqueda de la pureza nos aleja de la diversidad. Lo homogéneo estandariza y produce cosas iguales. Nosotros, por el contrario, tenemos que producir cosas muy diferentes”.

Lo contrario al malbec

“Tenemos una garnacha de Salta que ya hemos presentado en Buenos Aires y que está próxima a salir al mercado. Proviene de un viñedo muy particular de la zona de Tolombón, con suelo muy pedregoso y abundancia de piedras tipo laja, que me hizo acordar a muchos sitios donde se planta esa variedad en el mundo”, detalla Sejanovich con entusiasmo. Al igual que otros respetados colegas de nuestro país, el enólogo experimenta desde hace años con esta variedad que se da muy bien en climas cálidos y suelos pobres y que se espera se convierta en una alternativa al malbec capaz de captar la atención de los consumidores jóvenes por su perfil fresco y frutado.

“Cuando conocí el viñedo y me asocié con su dueño, Fernando Saavedra, le dije tenemos que plantar garnacha, el tiempo ya nos dirá lo que sale”, recuerda y agrega que tras una prueba realizada en 2014, “el año pasado comenzamos a vinificarla comercialmente y hoy está lista para salir al mercado”.

A la hora de las definiciones considera que se trata de “un vino que tiene características totalmente distintas a lo que el consumidor está acostumbrado. Está muy alejado a lo que es un malbec; yo diría que es más cercano a un pinot noir fresco”. Por las dudas también aclara que no piensa que “la garnacha reemplazará al malbec, porque el malbec nuestro vino. Pero también creo que es interesante tener otro vino para variar, porque uno debe cambiar permanentemente y probar cosas nuevas”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir