Cine

Santa Soja purísima, con glifosato concebida

Santa Soja es un documental de producción independiente con el aporte del INCAA que relata “un viaje de reflexión sobre la producción de soja en Santa Fe”. El pre estreno contó con la presencia de Christian Fuma, director de la película y el productor Cristian Andrade.

El pre estreno se desarrolló con la presencia del director Christian Fuma.

El pre estreno se desarrolló con la presencia del director Christian Fuma.

Por Mariana García – Se nota que todavía queda ultimar detalles, cuestiones como el color, por ejemplo. Pero más allá de eso, la tensión narrativa se divide en varios personajes haciendo que  no haya un protagonista único, aproximándose a un genuino relato coral. El  documental recorre el proceso industrial del cultivo de soja transgénica en la provincia de Santa Fe. Un contraste entre los diferentes puntos de vista de los involucrados y afectados en este fenómeno que permite comprender una nueva realidad que de un tiempo a esta parte se ha configurado en el campo argentino.

El filme no tiene el formato tradicional que acostumbra la BBC, lo cual lo hace bastante interesante. Descoloca con un principio  inteligente, trazando el comienzo con el testimonio  de una trabajadora sexual. “En principio la idea era hacer un fresco de lo que estaba pasando sin mostrar aquello que está bien o que está mal”, dijo Fuma.

Santa Soja se realizó al margen de los circuitos comerciales y no ha buscado la manera de influir en el pensamiento y en las decisiones de los demás; pero  no se puede con la propia subjetividad y hay algo que sucede, una situación crítica que va desarrollándose a medida que el filme transcurre. Lo que se produce de alguna manera  es  la fachada de la verdad, esa que pertenece a quienes ejercen  el discurso del poder.

Tanto el director como el productor, quienes vivieron muchos años en el exterior, vieron al volver un cambio enorme en la ciudad. Impulsados por la curiosidad de saber el porqué de tantos barcos en el río Paraná y en una cuestión patriótica de regresar y mostrar aquello que estaba sucediendo nació el documental. El procedimiento es jugar con el carácter opuesto de un mismo elemento en diferentes circunstancias. Contar lo mismo desde distintas personas, y desde diferentes ángulos.

No hay ningún nombre. Ni de las personas que dan sus testimonios ni de los lugares que se muestran en la película, quizás sea redundante el dato. “Ellos ya forman parte del lugar. Hay demasiados elementos en la sopa como para seguir agregando cosas”, opinó  Cristina Andrade.

Mientras tanto el glifosato se lleva cada vez más vidas. El veneno nuestro de cada día es la invasión química que está vinculada con el  desarrollo de nuestra sociedad consumista, la cual  ha provocado la  extinción de  alimentos de consumo corriente cuya  transformación se basa en “ya nada sabe como antes”.

La soja en Argentina comenzó a sembrarse a mediados de los años 70, y en menos de 40 años ha tenido un avance inédito. Este proceso de creciente sojización ha desplazado otro tipo de prácticas y productos agropecuarios, dejando claramente ganadores y perdedores. Entre los primeros se encuentran los “pooles sojeros” integrados por capitales internacionales, mientras que los pequeños y medianos productores han sido los más perjudicados.

La producción de soja transgénica en Argentina no deja de avanzar, gracias a una demanda motorizada por China y la India que ha modificado los medios de producción, donde la ingeniería genética ha metido la cola. Poco se consume de esta cosecha, no más que esas delgadas porciones circulares congeladas que se encuentran en el freezer de algún supermercado.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir