Estilo de vida

Saltallary, ¿el Sauvignon Blanc argentino?

Matías Michelini describe el Saltallary Sauvignon Blanc 2015, la nueva creación que realizó en forma conjunta con la familia Dávalos de Salta.

Saltallary fusiona dos de los terruños más reconocidos del país.

Saltallary fusiona dos de los terruños más reconocidos del país.

Por Fernando Garello – Agua de Roca de Passionate Wine y RD de Bodega Tacuil son dos de los más expresivos Sauvignon Blanc de Argentina. Comprometidos con el terruño donde nacen, ahora se unen y complementan en un blend de terroirs denominado Saltallary que podría ser el punto de partida de una serie de nuevos emprendimientos conjuntos entre las familias Michelini de Mendoza y Dávalos de Salta. “El proyecto Saltallary empezó siendo un juego”, reconoció Matías Michelini, cuando Revista Sublime lo consultó sobre la nueva etiqueta que a mediados de junio estará disponible en las vinotecas de Rosario y la región. El empeño del enólogo que forma parte de la generación que transformó la vitivinicultura argentina por llevar al Sauvignon Blanc a su máxima expresión, es bien conocido, al punto que dos de sus creaciones, el Montesco Agua de Roca y el Vía Revolucionaria Piel, se ganaron un merecido sitio en el ranking de los mejores vinos blancos de la Guía Descorchados 2016 que elabora el periodista Patricio Tapia.

Saltallary busca sintetizar las mejores características de dos terruños que ganaron fama internacional, como Gualtallary, en el Valle de Uco, provincia de Mendoza y Molinos, valles Calchaquíes, provincia de Salta. “Muchas veces he probado el Sauvignon Blanc de Bodega Tacuil –relató Matías Michelini- y siempre me llamó la atención su expresión aromática. Es intenso, enamorador aunque quizás por mis gustos es un vino al que siempre le faltó algo de frescura. A ellos, la familia Dávalos, creo que les pasó lo mismo cuando probaban Agua de roca de Gualtallary, pero a la inversa, lo encontraban muy austero, mineral pero quizás muy ácido para su gusto”.

El tema bien pudo haber quedado allí pero sucedió algo inesperado. “Un día nos juntamos y a calzón quitado, discutimos las virtudes y debilidades de cada uno de los vinos y terruños. Al poco tiempo nos encontramos cada uno con sus vinos a ver cómo quedaba uno sobre el otro y nos sorprendieron los resultados, marcaba un camino diferente para cada uno pero a su vez maravilloso”.

Cincuenta y cincuenta

Sin embargo todavía faltaba definir detalles de suma importancia en la elaboración de un vino de alta gama, como la proporción de cada terroir que tendría el nuevo blend. Michelini recordó que tras discutir varias alternativas acordaron que “el mejor corte era 50 y 50, Salta y Mendoza, Molinos y Gualtallary, Passionate Wine y Bodega Tacuil”. El proceso de elaboración respetó el trabajo que se desarrolla en cada viñedo y cada bodega. Según Matías Michelini “ellos trajeron mil litros en su camioneta desde Salta, yo puse los mil litros de aquí, cada uno elaboró el vino con sus uvas y viñedos sin cambiar nada de cómo se hace en cada sitio”.

El resultado fueron 2.400 botellas de un Sauvignon Blanc denominado Saltallary que genera una justificada expectativa y parece estar destinado a ampliar los horizontes de una cepa que está dando grandes satisfacciones a la vitivinicultura argentina.

Cuando se trata de un Michelini nada está predeterminado y como dice el propio winemaker “la primera añada es 2015 y llega al mercado el 1 de junio. El tiempo dirá cómo seguimos. ¿Más añadas? ¿Otros vinos? No lo sabemos todavía pero es un juego que ambas familias queremos jugar. Saltallary es un vino argentino, de cordillera, que une familias, culturas y terruños”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir