Cultura y Vinos

Productores amigos, vinos sorprendentes

Córdoba fue escenario de una nueva feria organizada por el grupo de productores amigos donde probamos novedades que darán que hablar.

El Chaman Gewurztraminer que elabora Luis Reginato.

Por Fernando Garello – La feria de vinos del grupo de productores amigos “autoconvocados” pasó por Córdoba y dejó varias novedades para tener en cuenta, como el Gewurztraminer que elabora Luis Reginato y que a partir de este año engrosa el portfolio de la línea Chamán. Se trata de un vino muy singular, una verdadera rareza llena de sutilezas, tipicidad floral y sobre todo una muy bienvenida frescura y austeridad propia del Valle de Uco y del estilo chamanesco.  También se destacaron las nuevas etiquetas del rosarino Federico Schneidewind, un espumante Contento, cien por ciento Pinot Noir elaborado en complicidad con Pepe Reginato y un Conjunto Cabernet Franc y Sauvignon Blanc que lleva el sello inconfundible de Giuseppe Franceschini, además de las nuevas etiquetas de los dueños de casa, la bodega Terra Camiare.

Gabriel Campana hizo las veces de anfitrión y nos recibió junto a los productores participantes de la feria en la bodega Terra Camiare en Colonia Caroya. Allí pudimos probar directamente de la barrica un Viognier que tiene una nariz exquisita y un Chardonnay estilo Napa Valley que sin lugar a dudas darán que hablar cuando salgan al mercado, al igual que un Cabernet Franc súper fresco y muy singular que se comercializará a través de la línea Navira a muy buen precio para el consumo cotidiano.

Durante la feria que se llevó a cabo en el complejo Macacha Güemes de la ciudad de Córdoba, Juan Cruz Borsotti, gerente comercial de Terra Camiare, también nos mostró las etiquetas con las cuales los vinos de la línea Socavones –entre ellos un llamativo blend de Pinot Noir y Ancellotta- comenzarán a llegar a las góndolas de las vinotecas de todo el país dentro de unos meses.

Gabriel Campana nos detalló posteriormente que el Viognier que probamos de barrica proviene del viñedo Las Corzuelas, situado en la localidad de Quilino, en el noroeste cordobés, mientras que el Chardonnay proviene de viñedos ubicados en Colonia Caroya y en el Valle de Calamuchita.  

El primero nos sorprendió por su nariz floral y frutada y una boca que todavía se está desarrollando en las barricas de roble francés de segundo uso, con una buena acidez y frescura. El segundo, en tanto, nos agradó por sus notas de frutas tropicales en boca y la interacción con la madera de origen americana. Es la misma sensación que se percibe como fondo en el muy elogiado Indama Chardonnay.

El Cabernet Franc también proviene de Quilino, el único terroir con un régimen hídrico similar a los de zonas semidesérticas y desérticas como Cuyo y el NOA y no hay duda que dará que hablar cuando llegue al mercado, sea como vino de alta gama o como parte de la línea Navira que cuenta con una excelente relación precio calidad. Se trata de un Cabernet Franc muy frutado y equilibrado, donde sobresale la frescura y casi no se perciben las notas típicas de pimientos.   

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir