Estilo de vida

Pionero del terruño

Pablo Etchart es miembro de una familia pionera en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos en los Valles Calchaquíes. Ayer visitó Rosario para participar del lanzamiento de la nueva línea de destilados de San Pedro de Yacochuya que se realizó en la sede Fisherton de Lo de Granado.

Por Fernando Garello – La historia de la familia Etchart se remonta a mediados del siglo XIX, cuando nuestro país todavía era un conjunto de provincias en conflicto y no tenía siquiera una Constitución, y está ligada estrechamente al torrontés, la cepa que introdujeron los misioneros a fines del siglo XVI. Sin embargo, Pablo Etchart nunca se conformó y decidió continuar haciendo historia a través de San Pedro de Yacochuya, la bodega que creó en 1999 con el asesoramiento de Michel Rolland. La relación de la familia Etchart con el enólogo francés se había iniciado aproximadamente un década atrás, cuando un todavía desconocido Rolland conoció Cafayate, se enamoró del terruño y de sus vinos y, sobre todo, comprendió cuál era su verdadero potencial. “En 1988 mi padre da con Michel Rolland, quien era muy joven en esa época y recién comenzaba su carrera, con la idea de hacer buenos vinos tintos porque en esa época en Salta el 80 por ciento de la producción era torrontés y las variedades tintas no tenían el mismo éxito y repercusión. Lo invita a venir a Argentina y él queda encantando con Cafayate”, rememora antes de presentar sus productos en la vinoteca Lo de Granado. “Junto a mi padre empiezan a ver las razones por las cuales el vino tinto era áspero y poco agradable y entre otras cosas se dan cuenta que debían cambiar la forma de vinificar para contrarrestar y aprovechar los efectos que produce la combinación de la altura con un clima desértico. Por eso la revolución del terroir que hoy se vive comienza en Argentina con mi viejo y con Michel Rolland”, agrega.
Reconocido internacionalmente, Yacochuya es el producto de un conjunto de factores naturales y culturales que nació de la mano de la técnica de vinificación por parcelas que hasta ese momento no se practicaba y hoy se conoce como single vinyard. “Dentro de las 350 hectáreas que en ese entonces teníamos en la bodega Etchart, solamente 10 correspondían a Yacochuya, y a la hora de vinificar se perdían en el montón. Cuando comenzamos a trabajar por parcelas, Michel Rolland descubre el potencial de esos viñedos de malbec plantados en 1913”, explica Etchart. Es por eso que el Yacochuya es el primer vino del mundo en cuya etiqueta el enólogo francés estampó su firma y que sólo se elabora cuando las añadas son excepcionales, algo que afortunadamente ocurre habitualmente en esa zona de los valles Calchaquíes y que al decir de su creador, evoluciona en botella sin resignar cualidades y manteniendo su frescura, como demuestra la prácticamente inasequible añada 2003.

Invocación a Coquena y Rabelais

Con el correr de los años la bodega incorporó una línea de vinos jóvenes denominada Coquena, en honor al semidiós que protege a las vicuñas y cuyas etiquetas están ilustradas por el artista salteño Jorge Cornejo Albrecht. Se trata de varietales jóvenes, sin paso por barrica y con la expresión del terroir, fáciles de beber y por lo tanto destinados al consumo rápido. Ahora el desafío es lograr la revalorización de los destilados que tras dos años de experimentación junto al mendocino Miguel Argerich, acaban de salir al mercado. Se trata de una grapa elaborada con uva tinta y un aguardiente de vino torrontés que es una novedad total porque no es un Singani, el destilado de vino que se hace en Bolivia y hace unos años saltó a la fama mundial a través del director de cine norteamericano Steven Soderbergh. “Hacemos el vino blanco con uvas torrontés junto con el orujo y después lo destilamos todo junto y nos da como resultado un producto excepcional, muy aromático y sabroso”, que Etchart recomienda beber frío “para que el alcohol al volatilizarse no tape los aromas a frutas y flores”. Ambos productos se comercializan con la denominación Gargantúa, en homenaje a la obra del escritor satírico francés del siglo XVI Francois Rabelais.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir