Estilo de vida

Paimán, vinos por descubrir

Provenientes de un terroir peculiar como el valle de Chañarmuyo, los vinos de Bodega Paimán que el viernes se degustaron en Lo de Granado, expresan la identidad riojana.

Los vinos de Bodega Paimán se degustaron en Lo de Granado.

Los vinos de Bodega Paimán se degustaron en Lo de Granado.

Los vinos riojanos no son tan conocidos como los mendocinos o salteños, aunque gozan de buena fama.  Las condiciones naturales de su clima y suelo, así como también una larga tradición agrícola que incluye el cultivo de la vid, hicieron que la provincia que curiosamente forma parte de manera simultánea de las regiones de Cuyo y el NOA, tuviera históricamente vinos tan agradables como singulares. Desde que la vitivinicultura argentina dio su salto de calidad, hace casi veinte años, La Rioja no quiso quedarse atrás y Bodega Paimán, ubicada en un valle de ensueño, hizo punta, produciendo vinos que los rosarinos pudieron apreciar este fin de semana a través de una degustación organizada por la vinoteca Lo de Granado en su local de Puerto Norte.

El encuentro muy bien conducido por la sommelier Antonella Fontana, se abrió con el Keo Viognier, un varietal que ha adquirido características singulares en el valle de Chañarmuyo y que los enólogos de la bodega Luis Barraud y Andrea Marchiori han sabido explotar al máximo. Luego siguieron el Keo Malbec, destacado y valorado por su intensidad aromática, su profundidad y su carácter frutado, propios de los vinos de altura y dos varietales de la línea Keo Roble, un Cabernet Franc y un Petit Verdot muy diferentes a lo que acostumbra ofrecernos la industria bodeguera cuyana y que merecen ser probados, ya que ofrecen una buena relación precio calidad.

El final estuvo reservado para una etiqueta relativamente nueva de la bodega, el Paimán Cinco Hileras que se elabora con una selección de las mejores uvas de las variedades Malbec, Tannat y Petit Verdot, conformando un blend concentrado y profundo, con mucha fruta madura, aromas de pasas y madera.

El Petit Verdot de la línea Keo Roble es un exponente singular de este varietal que no deja de ganar adeptos en nuestro país. De color rojo profundo con tonos violáceos, la cosecha 2014 lo muestra con gran carácter y una nariz especiada y algo vegetal que probablemente no decepcionará a los fanáticos de la cepa que quieren explorar otras alternativas a las etiquetas ya conocidas y que provienen, en su gran mayoría, de Mendoza.

Indudablemente los vinos de Bodega Paimán se identifican más con el NOA que con Cuyo. Sin embargo, a diferencia de otros vinos de altura, se destacan por su equilibrio y su untuosidad, características que los hacen fáciles de beber, un rasgo muy valorado por estos días.

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir