Cultura y Vinos

Modular el carácter de Chacayes

Patrick Blousson y Victoria Jones presentan las nuevas añadas de Petit Blousson 2016 y Finca Blousson de la Luna 2015, ambos más intensos en nariz y más frescos y bebibles.

“Con cada vendimia uno aprende a modular el carácter de un terroir como el de Chacayes que da vinos con una nariz muy particular donde sobresalen la especias y las notas herbáceas y florales”, explica Patrick Blousson, al presentar las nuevas añadas del Petit Blousson 2016 y Finca Blousson de la Luna 2015. Este franco argentino que en 2009 decidió empezar una nueva vida en medio de la agreste inmensidad del Valle de Uco, conoce palmo a palmo la finca donde vive, cultiva y vinifica y se empeña en lograr la mejor versión de vinos que son diferentes a los que se producen en otras zonas de Mendoza. “Trato de refinar las características propias del terroir. En estas nuevas añadas bajamos un poquito más los alcoholes, haciéndolos más frescos y bebibles. En el caso del Petit Blousson 2016, tiene 12,7 grados y el Finca Blousson de la Luna 13”, afirma.

Tras el éxito inicial, Finca Blousson se desdobló en dos versiones, del Sol y de la Luna, que representan distintos sectores de la viña y mantienen rasgos comunes y diferentes. En esta oportunidad, tras casi dos años en barricas de roble francés de tercer uso, “el Luna”, como Patrick y Victoria lo llaman, sobresale por un color profundo, una nariz muy intensa y especiada y un paladar fresco y frutado.

Al igual que el resto de los viticultores de la zona, Blousson está entusiasmado con la inminente resolución que creará la Indicación Geográfica (IG) Chacayes, que lo pondrá a la altura de otros terroirs de Mendoza como Altamira.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir