Plástica

Más de 35 mil personas visitaron el Castagnino+macro

Dedicado al arte argentino, el Castagnino+macro es uno de los museos más importantes de la provincia de Santa Fe y uno de los más destacados a nivel nacional. Durante 2015 recibió más de 35 mil personas en sus dos sedes.

El Castagnino+macro es uno de los museos más importantes del país.

El Castagnino+macro es uno de los museos más importantes del país.

El Museo Castagnino+macro tiene como rasgo distintivo ser un museo de arte que cuenta con dos sedes, dos edificaciones emblemáticas que albergan tanto el núcleo histórico de la colección como el contemporáneo. Una sola institución que logra su particular identidad en la tensión diferencial de las propuestas de sus sedes: el Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino y el Macro, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario.

El patrimonio del museo supera en la actualidad las 4.200 obras, contando con la colección de arte contemporáneo argentino más relevante de nuestro país que se amplía anualmente a través del tradicional Salón Nacional de Rosario, cuya septuagésima novena edición se concretó en el mes de diciembre.

Convertido en un referente a nivel local y regional por su variada oferta cultural, durante 2015, ambas sedes han sido visitadas por más de 35.000 rosarinos y turistas. Mediante visitas guiadas, recorridos al público general, talleres y actividades, recorridos asistidos para escuelas primarias y secundarias, tanto locales como de otras regiones del país, más de 9.000 visitantes fueron acompañados y asistidos por integrantes de las áreas de Educación de la institución.

Diferentes espectáculos tomaron lugar en la explanada del Castagnino como el ciclo Verano en los Museos 2015 que convocaron a más de 10.000 personas que tuvieron la posibilidad de presenciar, con entrada libre y gratuita, a Malena Pichot, Juana Molina, Ricardo Soulé, G11 y Atilio y los alimonados. La explanada de Macro, sigue apostando a constituirse en uno de los lugares más atractivos para ofrecer recitales en un ámbito privilegiado como el Parque de las Colectividades y la ribera del río Paraná, así lo corroboró el multitudinario recital de Gillespie y RMDM y, también, el espectáculo del aniversario de Matilda y el Gran Ensamble de Jóvenes Sintetizadores. Con sus tradicionales conciertos de los domingos, el Castagnino, que también fue sede de la cuarta edición de Oboefest se consolidada como un espacio de encuentro insoslayable para los amantes de la música.

Treinta y dos exhibiciones, realizadas en ambas sedes, dan cuenta de la profusa oferta cultural ligada a la plástica que posee la institución. Uno de los ejes para concebir las muestras ha sido el de brindar a los ciudadanos el patrimonio del museo tanto histórico como contemporáneo, en esa línea se realizaron nuevas ediciones de La colección en foco en las cuales se ofrecieron selecciones de obras razonadas pertenecientes al acervo de la institución. Siguiendo uno de los mandatos fundantes del Castagnino+macro, se ha sostenido en 2015 la línea de trabajo que posibilita hacer visible la actividad de artistas y gestores emergentes locales.

En la muestra Capital se exploraron las diversas maneras en que las obras de arte que conforman el patrimonio público fueron incorporadas a la colección. En el Museo Castagnino se expusieron dos núcleos de la muestra, Premios adquisición y Compras, y en el Macro, Donaciones.

A fines de abril, la sede histórica, ofreció muestras de fotografía de Andrés Wertheim y del reconocido fotógrafo holandés Erwin Olaf con curaduría del crítico español Paco Barragán. La actual imbricación entre ciencia, tecnología y arte se hizo presente en la muestra Mecánicas de pensamiento: obras en proceso, en donde el público pudo interactuar con entornos sensoriales, instalaciones sonoras, robótica y dispositivos bio-técnico-mecánicos. Inaugurada en la misma jornada, la muestra Museo, arquitectura y ciudad destacó diversas facetas en la producción del estudio de Hilarión Hernández Larguía y Juan Manuel Newton, con la exhibición -por primera vez para el público- de una treintena de planos originales del Museo Castagnino junto a otros proyectos de estos ilustres representantes de la modernidad en Rosario.

En el Macro, la artista bahiense Alicia Antich realizó la performance El péndulo-pluma -obra creada en 2010- que ha ingresado a la colección Castagnino+macro en 2014.

A principios de agosto, en el Castagnino, se inauguraron tres muestras con una fuerte impronta local. Se expusieron selecciones de trabajos, con carácter antológico, de los artistas rosarinos Carlos Gatti y Alberto Macchiavelli. Además, la muestra El museo y la escuela. Legado de una experiencia local tornó visible parte de la política cultural de la gestión de Hilarión Hernández Larguía como director del Museo Castagnino (1937–1946), en su compromiso con los procesos de modernización y circulación de la cultura erudita y la educación estética, señalando la pródiga labor de las hermanas Cossettini.

A fines de agosto se realizan nueve muestras en la sede contemporánea donde pudieron apreciarse litografías, offsets y dibujos de Hugo Cava; esculturas de Leonardo Trombetta y fotografías del artista italiano Ángelo Marinelli. Diversos colectivos de artistas gestores de la ciudad le otorgaron un estilo propio a las exhibiciones realizadas. Tambor de trueno, Crudo, La magdalena de hoy , Cuatro Cuartos, Colectivo Alquímico (Virginia Negri, Galería Embrujo y otros) y Sub Escuela fueron programando talleres, recitales, presentaciones de videos y libros durante las muestras. De este modo, cientos de interesados pudieron acceder en forma libre y gratuita, a los recitales de Sentime Dominga, Guo Cheng, Guerrilla Espiritual y Evelina Sanzo; a los talleres de Natacha Voliakovsky (Buenos Aires), Nilda Rosemberg (Buenos Aires), Nicolás Balangero y Luciano Burba (Córdoba) y a la presentación de la película T de Juan Tauil, entre otras actividades.

En el marco de la 11SAR, el Castagnino fue sede de la décima edición de la subasta La fugaz y ambas sedes abrieron sus puertas hasta medianoche brindando una experiencia diferente, con visitas guiadas y espectáculos en Noche de Museos.

La exposición París en el horizonte: la colección de Enrique Astengo (1913-1930), con curaduría de María de la Paz López Carvajal y Pablo Montini, intentó reconstruir parte de lo que fue la colección original de Enrique Astengo (1867-1939), donada luego de su muerte por sus hijos Héctor, Celia y María Antonia a las colecciones públicas de Rosario. Platería inglesa, porcelanas chinas, un biombo de coromandel del siglo XIX, un tapiz realizado en 1916 en la Real Fábrica de Tapices de España, un gran jarrón de porcelana de Meissen del siglo XVIII, que el rey de Prusia Federico II, muebles franceses firmados François Linke y la colección de más de cuarenta pinturas pudieron ser exhibidas por primera vez en el Museo Castagnino, en colaboración recíproca con el Museo Histórico Provincial Dr. Julio Marc.

En noviembre, el Macro celebró sus primeros once años con cinco muestras que reunieron fotografías y objetos de Mariela Leal (Chile), Claudia Casarino (Paraguay) y Ricardo Marujo (Brasil); retratos y paisajes de Alejandra Fenochio; instalaciones de Maximiliano Peralta Rodríguez (Premio Estímulo para artistas emergentes Salón Nacional 2014); también dibujos, acuarelas, cómics, relatos gráficos, manuscritos y poemas de Washington Cucurto (creador y director de la editorial Eloísa Cartonera) y, por último, las emblemáticas fotografías del universo de la música de Nora Lezano.

Como todos los años cerró la programación el LXIX Salón Nacional de Rosario, certamen de alcance nacional, abierto a todas las disciplinas de las artes visuales y que demostró en 2015 su completa vigencia al recibir cerca de quinientos proyectos de artistas de todo el país.

Desde Programas y Residencias se desarrollaron diferentes proyectos que tienen al proceso creativo como eje y que implican otros lugares, pueblos e invitados que no necesariamente participan del circuito artístico: Residencia Rincón 2015 (destinado a artistas argentinos), la Residencia Artistas e Industrias 2015 (destinado a artistas argentinos) y la primera edición del programa Un día (destinado a un grupo de profesionales interdisciplinario).

A lo largo de 2015 se han presentado varias publicaciones relacionada a artistas locales como Miguel Ballesteros y Leónidas Gambartes (Ed. Castagnino+macro), además se ha presentado en Rosario el libro Testiga de Juan Tauil y, en forma digital, Museo, arquitectura y ciudad. Rescate y divulgación del archivo de los arquitectos Hernández Larguía y Newton, entre otros. Ediciones Castagnino+macro lanzó Construcción de un museo, su quinta edición digital, fruto de la exhibición homónima realizada en el contexto del décimo aniversario del Macro.

Entre las más de veinte charlas, seminarios y disertaciones que se llevaron adelante en el Castagnino+macro podemos destacar la de Christian Díaz, quien disertó sobre conservación y acceso al patrimonio cultural de obras de arte tecnológicas; la del crítico Gustavo Buntinx abordando la praxis museal en el contexto latinoamericano y varias charlas sobre el legado pedagógico de las hermanas Cossettini.

En el Área de Educación Macro se elaboraron actividades en formatos multidisciplinarios como talleres, recorridos y encuentros con artistas. Desde junio a noviembre, casi 2000 personas, pertenecientes a 69 instituciones escolares, fueron recibidas en la institución. Una experiencia integradora novedosa fue la realizada para no videntes y discapacitados motrices e intelectuales quienes interactuaron con las obras expuestas, palpándolas, expresando sus emociones, vivencias e interpretando los múltiples sentidos de las piezas, para luego realizar talleres con materiales texturados y aromas. Organizados desde el Área de Educación del Castagnino tuvieron lugar una veintena de talleres desde los cuales se abordaron diferentes temáticas y técnicas relacionadas a la expresión plástica y corporal. Cabe destacar La Noche mágica en el Museo, realizada en el marco de la muestra París en el Horizonte, consistió en una dormida en las salas del museo. Los participantes, niños de 7 a 12 años, fueron asistidos por alumnos del Profesorado de Educación Física y una actriz que animaron toda la jornada con búsquedas del tesoro, actividades de expresión corporal, actividades lúdicas con pintura y animación.

Durante 2015, se cedieron en préstamo obras de la colección al Instituto Cultural Cabañas (México), al Walker Art Center de Minneapolis y el Museum of Art de Dallas (USA) y a diversas instituciones nacionales como la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, Fundación Osde, Centro Cultural Kirchner y el Museo Nacional de Bellas Artes.

Para 2016 se prevé seguir poniendo en valor la colección a través del estudio y la investigación de obras y del contexto de creación y adquisición de las mismas, con un especial foco en el coleccionismo rosarino (donación Slullitel). El arte contemporáneo tendrá su lugar con la presencia de artistas consolidados a nivel nacional y además, el reconocimiento a la escena local, con importantes muestras antológicas de artistas locales. El Salón Nacional Rosario, cuya importancia es vital para el sostenimiento de la colección, tomará una dinámica nueva al innovar en los procedimientos de selección como en lo expositivo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir