Música

Los hermanos Prodan en Londres, durante los fugaces días del punk

El hermano menor de Luca Prodan, el creador de Sumo, fue el invitado de lujo del ciclo de radio abierta que conduce el periodista Juan Cruz Revello y tiene lugar los días miércoles en Plataforma Lavardén.

Andrea Prodan entrevistado por Juan Cruz Revello.

Andrea Prodan entrevistado por Juan Cruz Revello.

Por Fernando Garello – Andrea Prodan es un tano fascinante, de esos que cualquiera quisiera tener como amigo para llevárselo a su casa y escuchar lass increíbles historias de una vida que es literalmente de película, ya que cuenta con un currículum impresionante en el cine, habiendo actuado en films de directores de la talla de Peter Greenaway y los hermanos Taviani. Sin embargo, fue su pasión por la música y su sentido del humor lo que cautivó al público que acudió en la noche del miércoles al primer programa del ciclo de radio abierta La hora del vinilo que conduce el periodista Juan Cruz Revello en Plataforma Lavardén y, por supuesto, los recuerdos de su hermano Luca, el icónico creador de Sumo.

La idea del ciclo es que los invitados vayan proponiendo escuchar la música que les dejó alguna huella y Prodan arrancó con Génesis pero para aclarar que lo ayudaba a dormirse. La catarata de humoradas se interrumpió bruscamente cuando se refirió a su relación con el punk, un fenómeno cultural que tuvo la fortuna de vivir en primera persona junto a su hermano Luca, en Londres, en el preciso momento en que surgió, a mediados de los años 70. Fue uno de los pocos momentos en que guardó su capacidad de comediante y se puso serio. El otro tuvo lugar cuando recordó a Luca, eligiendo el tema No duermas más del disco Divididos por la felicidad del año 1985, del cual rescató la frase “in the morning without warning”, a la cual atribuyó un sentido de anticipación porque describe la manera en que poco después perdió a su hermano.

 

Lejos de la solemnidad, Andrea transmitió una mirada más humana de Luca que solamente un hermano puede ofrecer. Por ejemplo, recordó que soñaba con ser un actor famoso de cine y TV como Don Johnson de la misma forma en que él deseaba ser una estrella de rock. El destino o el azar quisieron que fuera exactamente al revés.
Una noche de fines de los 70 en Londres donde Luca se perdió un concierto de The Clash por encontrarse drogado; una reunión de amigos que tuvo entre los presentes al baterista de The Police, Stewart Copeland, y a Gordon Summers, que poco tiempo después sería conocido como Sting y donde Luca ofició de anfitrión y cocinero; un concierto de Sumo en un galpón de Chajarí, provincia de Entre Ríos, al que asistieron no más de 40 personas; el robo en Roma de los videos en 8 mm que Andrea había captado en esas presentaciones de la legendaria banda y que son uno de los pocos testimonios visuales de sus albores. Como era previsible, las anécdotas e historias le terminaron ganando a la música y el relato detallista de Andrea se convirtió en el verdadero protagonista de una velada que se extendió mucho más de lo programado sin que ningún espectador se atreviera a marcharse.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir