Música

En los brazos de la improvisación

Niño envuelto, el dúo integrado por Franco Fontanarrosa y Alexis Perepelycia, se presentó este sábado en la Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez.

Franco Fontanarrosa y Alexis Perepelycia  en el escenario de la Biblioteca Argentina.

Franco Fontanarrosa y Alexis Perepelycia en el escenario de la Biblioteca Argentina.

La música experimental tiene formalmente más de 60 años. Casi la misma edad que el rock. Sin embargo, a diferencia de éste, transformado hoy en una suerte de producto de consumo masivo, continúa siendo el camino elegido  por artistas que no quieren seguir repitiendo viejas fórmulas. Son los inconformistas de siempre, cuyas filas Franco Fontanarrosa y Alexis Perepelycia, engrosan con orgulloso convencimiento. En la noche del sábado se presentaron con Niño envuelto, el dúo que integran, en la sala de lectura de la Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez. Tuvieron que improvisar doblemente, porque como el propio Fontanarrosa explicó, por una falla de la organización debieron salir a buscar sonido a último momento. El resultado quizás los favoreció, puesto que si bien perdieron algo de potencia, ganaron en intimismo con un impensado sonido acústico que no buscaban.

Ambos son músicos talentosos que eligieron el camino de la improvisación. En cada presentación se embarcan en torrentes rítmicos donde muy raramente asoma la insinuación de una melodía y donde en cambio algún sonido perturbador y extraño puede hace aflorar en el público emociones que la conciencia siempre trata de hacer a un lado.

Niño envuelto va más allá de lo que Franco Fontanarrosa viene haciendo con La Mujer Barbuda, grupo donde la improvisación suele apoyarse en formas más familiares, vinculadas al jazz e incluso al rock.  El uso de elementos de la vida cotidiana, como la escoba que Alexis Perepelycia usa para rascar el redoblante o la chatarra que le permite emitir sonidos extraños,  la convierte además en música concreta.

La interacción de la música con la imagen, otras de las características del trabajo de Franco Fontanarrosa, enriquece la propuesta artística de Niño envuelto. En este caso mediante el aporte de Gustavo Galuppo, responsable de las proyecciones de videos experimentales sobre una pantalla gigante que sirve de telón de fondo.

La presentación de Niño envuelto sirvió de antesala al debut en Rosario de Qoniak, un dúo integrado por dos músicos suizos Vincent Membrez y Lionel Friedli, de perfil más electrónico aunque también con un sesgo experimental que explora el mundo de la ciencia ficción.

 

1 Comment

1 Comment

  1. Amán

    21 Mayo, 2016 at 5:43 pm

    felicitaciones !!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir