Estilo de vida

El largo reinado del single malt

Una cata de tres etiquetas, dos de Speyside y una de Jura, renuevan el interés de los rosarinos por los reyes de los whiskies escoceses.

Longmorn 16 años, una de las etiquetas catadas en Rey de Copas.

Longmorn 16 años, una de las etiquetas catadas en Rey de Copas.

Por Fernando Garello – Speyside es una de las regiones más famosas del whisky escocés. De allí provienen los single malt más valorados del planeta que además otorgan su ADN inconfundible a los blends más exitosos. El jueves, los amantes de este tipo de bebidas tuvieron la oportunidad de disfrutar de dos de sus mejores exponentes en una cata organizada por enoteca Rey de Copas, donde se sirvieron un Glen Elgin 12 años y un Longmorn 16 años que sirven de base a Johnnie Walker y Chivas Regal respectivamente. El cierre estuvo a cargo de un exponente de la isla de Jura, un blend de diferentes añadas comercializado bajo la denominación de Superstition.

Durante la degustación que incluyó un tapeo adecuado para la ocasión, Hernán Matas, propietario de Rey de Copas, explicó que la enoteca se prepara para el reingreso al mercado de etiquetas que se espera se producirá en los próximos meses gracias a la normalización del intercambio comercial de nuestro país con el exterior, en especial con Escocia. Durante los últimos años los amantes de este tipo de whiskies debieron conformarse con la llegada esporádica de partidas limitadas que se agotaban en tiempo récord.

La apertura estuvo a cargo del Glen Elgin 12 años que deslumbró con sus aromas a frutas blancas y amarillas maduras y especias y su largo final con notas ahumadas y de miel. Se trata de un single malt de carácter impetuoso que sin embargo convive con la singular suavidad de las maltas de la región.

Luego fue el turno del  Longmorn 16 años, una verdadera joya que maridó a la perfección con frutos secos y alfajores artesanales de chocolate. Relanzado hace un tiempo en reemplazo del 15 años, se transformó en un éxito gracias a su nariz algo cítrica, melosa y algo ahumada y su paladar sedoso donde se destacan frutas en compota como manzana y notas de chocolate.

El final estuvo reservado para un ejemplar de la isla de Jura, un single malt de distintas añadas –21 años la menor- con una gran personalidad, producto de su carácter ahumado y mineral otorgado por una notable influencia marítima, parecida a sus hermanos de Islay. Con una presencia equilibrada en boca donde se destacan notas de miel, pimienta y pan tostado con manteca y un largo final, el Isle of Jura Superstition es el single malt ideal para quienes desean introducirse al mundo de los whiskies ahumados y minerales de Islay.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir