Música

La música inagotable de Fattoruso

El maestro uruguayo se presentó junto a su compatriota, la joven percusionista Albana Barrocas, con quien conformó el Ha Dúo, en el teatro de Plataforma Lavardén.

El maestro Hugo Fattoruso en el escenario principal de Plataforma Lavardén.

El maestro Hugo Fattoruso en el escenario principal de Plataforma Lavardén.

Por Fernando Garello – Hugo Fattoruso es un artista exquisito y polifacético. Su música está asociada a las raíces folclóricas del Río de la Plata pero lo cierto es que a lo largo de casi 60 años buceó con total libertad por géneros como el jazz, la bossa nova y el rock. El sábado ofreció un concierto irrepetible en el teatro de Plataforma Lavardén, junto a Albana Barrocas, una joven y talentosa percusionista uruguaya con quien ha conformado Ha Dúo, formación con el cual editó dos discos.

Con un repertorio que incluyó composiciones correspondientes a Neo, el primer álbum de la agrupación y del último trabajo que se encuentra en pleno desarrollo y se editará próximamente, el concierto dejó en claro que Fattoruso es uno de los compositores más originales de la música rioplatanse contemporánea.

Lejos del formato del piano clásico con el cual grabó discos inolvidables como O último blues (2002), el sábado utilizó teclados  y ordenadores para crear climas sobre los cuales los ritmos de su socia, la percusionista Albana Barrocas, desplegó sus inagotables recursos.

Versiones enriquecidas de grandes composiciones de autores como Rubén Rada, Urbano Moraes, Fernando Cabrera, Jaime Roos, Jorginho Gularte, Eduardo Mateo, Atahualpa Yupanqui y Ryuichi Sakamoto, dieron forma a un concierto que los numerosos seguidores incondicionales del músico uruguayo supieron valorar y aplaudieron calurosamente.

El reencuentro de Fattoruso con el público rosarino se dio en el marco de una nueva experimentación creativa, esta vez de la mano de la percusionista Barrocas, con quien ha desarrollado una sociedad fecunda desde lo estético pero también desde lo productivo.

Se nota en el escenario la conexión que existe entre los dos artistas que representan a dos generaciones bien diferentes de la música popular uruguaya pero comparten las mismas raíces e inquietudes creadoras. Por lo demás resulta muy valorable el esfuerzo de los responsables de Plataforma Lavardén para traer a Rosario artistas de esta jerarquía.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir