Cultura y Vinos

La cepa que desvela a los enólogos argentinos

La mayoría de los enólogos argentinos conocidos mundialmente por sus habilidades para vinificar el Malbec, sueñan secretamente con hacer un gran Cabernet Sauvignon, como Felipe Stahlschmidt de Giramundo Wines.

Felipe Stahlschmidt y su Giramundo Cabernet Sauvignon.

Por Fernando Garello – Lograr un Cabernet Sauvignon de clase mundial sería en términos deportivos algo así como ganar la final del Mundial de Básquet a los Estados Unidos de Norteamérica o de Rugby a Nueva Zelanda. Con un nivel de superación elevado, la nueva generación de enólogos argentinos no se contenta con hacer grandes Malbec o con buscar cepas alternativas como el Cabernet Franc y la Garnacha para ampliar el espectro de consumidores: aunque no suelen manifestarlo abiertamente, la mayoría pretende conquistar la reina de las tintas, el Cabernet Sauvignon.

Felipe Stahlschmidt no es la excepción: el joven enólogo de Giramundo Wines, un ambicioso proyecto que se propone elaborar vinos de los terruños más representativos de nuestro país y del mundo, eligió Eugenio Bustos, uno de los distritos más australes y fríos del Valle de Uco para modelar un Cabernet Sauvignon único que sobresale por la presencia destacada de la fruta roja y azul.

“Elegimos Eugenio Bustos porque es una zona fría y aunque no es la ideal para madurar Cabernet Sauvignon, ya que allí la fruta resulta muy intensa y los taninos algo punzantes, plantea un desafío a la hora de la elaboración del vino, evitando la sobreextracción y la astringencia”, explica en referencia al sorprendente Giramundo Cabernet Sauvignon.

El terruño aporta un perfil frutado que a Stahlschmidt le interesa destacar en el vino que elabora porque además de ser muy agradable, se aparta del canon tradicional de la variedad, más asociado a las especias y a los pimientos. “Además de las frutas rojas características de la variedad, encontramos notas de frutas azules como la ciruela y los arándanos, aunque no en el mismo grado que en un Malbec”, afirma.

Un complejo nacional

Stahlschmidt no tiene problemas para reconocer que sueña con hacer un Cabernet Sauvignon que sea valorado a nivel mundial. “Acepto el desafío de hacer un gran Cabernet Sauvignon de Argentina. Si bien en nuestro país históricamente se tomó mucho esta variedad, somos famosos a nivel mundial por el Malbec. Por eso hacer un Cabernet Sauvignon que se destace a nivel internacional representa un desafío para Giramundo y para la enología de Mendoza y del país”, sostiene.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir