Música

Jazz de alto vuelo en Pichincha

El baterista Ernesto Zeppa presentó Nómade, su segundo álbum como solista, junto a un cuarteto de músicos talentosos en el Teatro Pichincha.

Por Fernando Garello – Zeppa es como un hijo pródigo de Rosario que tras vivir en distintos países y radicarse en Buenos Aires, volvió a su ciudad natal para presentar el segundo disco de su prometedora carrera como solista. Claro que no lo hizo solo y el sábado llegó acompañado de una verdadera selección de músicos de enorme talento como Sebastián Mazzalupo (saxo), Ezequiel Dutil (contrabajo) y Diego Balta (guitarra), integrantes de su cuarteto estable, y a los que en esta ocasión se sumó como invitado Eugenio Zeppa, su propio primo, en clarinete y saxo.

Como dirían los más jóvenes, el de Teatro Pichincha fue un tremendo concierto brindado por tremendos músicos que se entregaron por completo para interpretar las composiciones de Jack Dejohnette, Steve Swallow, Hernán Lugano, McCoy Tyner, Keith Jarret, Ernie Watts y Dizzy Gillespie, que conforman el disco. Nómade también contiene una composición propia, MK, que se abre con una bella introducción de guitarra con el sonido característico de un gran maestro como Pat Metheny.

En la grabación del álbum participaron músicos destacados del jazz contemporáneo argentino como Pepe Angelillo (piano), Juan Cruz de Urquiza (trompeta) y Pipi Piazzolla (percusión). Si bien no participaron del concierto ofrecido en Rosario, fueron sustituidos con gran solvencia por Sebastián Mazzalupo (quien acompaña a Zeppa desde hace varios años e incluso tocó en  Intuición, su primer disco) y Eugenio Zeppa en los saxos.

El cuarteto devenido en quinteto logró transmitir justamente lo que ofrece el nuevo álbum, es decir, versiones muy bien logradas aunque personales de grandes composiciones de la rica historia del jazz. Si bien tiene la impronta de un grande como Dejohnette, compositor que precisamente abre Nómade, el registro también incluye piezas rearregladas por Zeppa de Steve Swallow (Outfits) y Ernie Watts (Reaching Up).

La técnica de Zeppa es sumamente depurada y su estilo se mantiene exento de giros innecesarios. Su mayor virtud es su contundencia, energía y prolijidad. Un verdadero lujo para la renaciente escena rosarina del jazz.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir