Fotografía

Helen Zout y el rostro de los desaparecidos

En conmemoración del Día de los Derechos Humanos, el Museo de la Memoria exhibirá Huellas de Desapariciones, la muestra de fotografías de Helen Zout sobre los jóvenes aniquilados por la última dictadura militar.

Las fotografías de Helen Zout se exhibirá a partir del jueves en el Museo de la Memoria.

Las fotografías de Helen Zout se exhibirá a partir del jueves en el Museo de la Memoria.

En el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, que se conmemora el 10 de diciembre, y con motivo de cumplirse cinco años de la instalación del Museo de la Memoria en su actual y definitiva sede (Córdoba y Moreno, ex asentamiento del Comando del II Cuerpo de Ejército), el jueves 17 de diciembre, a partir de las 19, se realizará una serie de actividades para todo público. En la oportunidad tendrá lugar la habilitación oficial de la muestra fotográfica Huellas de Desapariciones, en la que la artista Helen Zout enfoca los rastros para enhebrar otra memoria o relato sobre la dictadura y sus subjetividades: una generación de jóvenes –sus contemporáneos– reducida a un cráneo con un orificio de bala, sus huesos desperdigados; también el mundo de los vivos, los que de algún modo quedaron: la mirada de las madres, de los sobrevivientes, la de los hijos, incluso la contraparte del horror: el rostro vedado del desaparecedor y el Ford Falcon, la burocracia y los aviones de la muerte, los campos de concentración, la escuela Vucetich; el futuro, el escrache, la imagen de Pablo Miguez, el río, la despedida de los padres frente al río donde se arrojaron a los desaparecidos con el ánimo de que nunca aparecieran.

La exposición fue prestada al Museo por el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (ubicado en la ex Escuela de Mecánica de la Armada -ESMA-), y podrá visitarse hasta el 21 de febrero de 2016.

Evidencias

Otra de las propuesta para la jornada será, como todo los años, la actualización de fichas de la obra Evidencias, espacio del Museo diseñado por Norberto Puzzolo dedicado a recordar la apropiación de niños durante la última dictadura militar. Se trasladarán las fichas que reclaman por niños desaparecidos al muro de aquellos de los que se ha conocido, durante 2015, su destino, su familia de origen y su verdadera identidad, fruto del constante trabajo realizado por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

Posteriormente, tendrá lugar la colocación de la placa que designa al Museo de la Memoria como Lugar Histórico Nacional. En 2014, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, encargada de destacar los espacios e inmuebles que en nuestro país merecen ser preservados por su alto valor histórico patrimonial, reconoció de este modo a la institución rosarina.

Para finalizar, y a modo de celebración de los cinco años del Museo en su sede definitiva, se desarrollará en la terraza una intervención de danza.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir