Música

Goldín inagotable

Con una carrera de más de cuatro décadas sobre sus espaldas, Rubén Goldín dejó en claro este sábado, durante el concierto que ofreció en Plataforma Lavardén, que es dueño de una fuente de inspiración interminable.

 

La idea era repasar un amplísimo repertorio que se inició a mediados de los 80, luego de la recordada participación en la banda de Juan Carlos Baglietto que grabó Tiempos difíciles, y presentar composiciones de Girasoles, su último álbum. Ni más ni menos que un pedazo de la historia del rock nacional que tiene final abierto y continúa generando obras originales y de gran calidad. Sin embargo también hubo lugar para juegos y sorpresas, como la presentación misma del concierto que dio inicio con una versión en solitario de Mañana en el Abasto, o de Ojos de Video Tape, donde se pudo apreciar su increíble capacidad vocal.

No podían faltar los invitados y Fabián Gallardo se subió al escenario del Gran Salón para interpretar Sueño de Valeriana. Girasoles, en tanto, marca un bienvenido viraje hacia sonidos folclóricos que parecen amoldarse aún más a su capacidad como vocalista y que puede deparar grandes sorpresas.

Párrafo aparte para la buena banda que lo secunda y está integrada por Rodrigo Zetabe (teclados); Gastón Hermier (bajo eléctrico) y Agustín Borsini (batería).

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir