Estilo de vida

Estilo López sobrevive a las modas

La centenaria bodega mendocina presentó la amplia línea de productos que elabora –vinos, espumantes, aceite de oliva y jerez- a los consumidores de Rosario y la región.

La centenaria bodega presentó su línea de espumantes premium.

La centenaria bodega presentó su línea de espumantes premium.

Por Fernando Garello – Un estilo que permanece inmutable en tiempos donde todo cambia vertiginosamente. Esa es la clave de la propuesta que reafirma la centenaria bodega López que ayer relanzó toda su línea de productos en un evento desarrollado en el Museo de Arte Decorativo Firma y Odilio Estévez. Vinos, espumantes, aceite de oliva y jerez, todos de gran calidad y elaborados según métodos tradicionales, concentraron la atención de los fieles consumidores de Rosario y la región, quienes también tuvieron la oportunidad de conocer novedades como el rejuvenecido Monchenot, una de las etiquetas más reconocidas de la bodega que ahora apunta a satisfacer el gusto de los más jóvenes. Se trata del mismo corte de Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec que cautivó a generaciones de argentinos, aunque con menos años de añejamiento en toneles, un vino que vale la pena probar, al igual que la línea de espumantes y el nuevo López Sauvignon Blanc, con tapa a rosca, ideal para beber como aperitivo o acompañar carnes blancas y mariscos.
Tampoco faltaron verdaderos caballitos de batalla omnipresentes en restoranes y parrillas de todo el país desde hace décadas, como los López clásicos, en especial el assemblage blanco elaborado en su mayor proporción con uvas Semillón y el Rincón Famoso, un corte de Sangiovesse, Merlot y Malbec, uno de los más alabados de la velada organizada en forma conjunta con la enoteca Las Casa de los Vinos.

Un recreo en medio de la vorágine

El periodista Fabricio Portelli confesó sentirse identificado con el estilo López.

El periodista Fabricio Portelli confesó sentirse identificado con el estilo López.

El periodista especializado Fabricio Portelli fue el encargado de explicar los pilares sobre los que se sustenta el inconfundible “estilo López” con el cual confesó sentirse identificado desde hace años. “Tuve la suerte de tener un maestro como Miguel Brascó. Cuando lo conocí, él ya estaba empapado del estilo López, porque era amigo del abuelo de quienes hoy manejan la empresa”, relató y después recordó que la primera vez que visitó la bodega, en el año 2000, se sorprendió por la tecnología avanzada que utiliza.
“Cada vez que me toca disfrutar un vino de López es para mí como un recreo por muchas razones. En primer lugar porque me vuelve a ubicar dentro de toda la parafernalia que hoy rodea al vino, como las cofermentaciones o la altitud. En toda esa vorágine de búsqueda y aprendizaje en qe hoy nos encontramos inmersos siempre hay un lugar para descansar, relajarse y disfrutar, que es la bodega López”, sostuvo y después destacó que “no hay otra bodega que desde que todos los que hoy estamos acá empezamos a tomar vino que siga haciendo en el mismo lugar y haciendo lo mismo de la misma manera”.
Finalmente Portelli recordó que su maestro Miguel Brascó solía resaltar una virtud en el estilo López, a cuyas etiquetas calificaba como “drinkable”, es decir tomables. “Todo vino de López es, antes que nada, tomable, disfrutable y consistente con lo que siempre fue. Ellos no buscan impactar pero encontrarse con lo que uno pensaba encontrar en un vino para mi es hoy algo sorprendente”, dijo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir