Cultura y Vinos

Espumantes para noches veraniegas

La industria del vino espumante crece silenciosa y a la sombra del vino tranquilo, al punto que hoy los consumidores argentinos tienen excelentes y variadas opciones para de disfrutar de una bebida que está asociada a la celebración pero también puede acompañar comidas y momentos de relax.

Soigne Brut Nature de Bodega Cicchitti, un clásico que perdura.

Por Fernando Garello – Poco a poco el vino espumante está dejando de ser una bebida estacional y muchos argentinos se atreven a descorcharlo como aperitivo, para acompañar comidas o simplemente para disfrutarlo en momentos de relax. Al igual que en el mundo de los vinos tranquilos, la industria nacional está presentando al mercado productos de notable calidad que además se destacan por su creatividad y originalidad. De hecho, ya no resulta extraño que bodegas prestigiosas tengan en su portfolios espumantes elaborados con vinos bases no tradicionales que el canon francés considera exóticos como el Malbec, el Torrontés, el Sauvignon Blanc, el Syrah y el Tocay, además de los tradicionales Chardonnay y Pinot Noir.

El abanico de opciones es realmente grande y el siguiente no es más que una selección basada en mis últimas y gratificantes experiencias.

Tordos Brut Nature. Elaborado con uvas Sauvignon Blanc, Tocay y Malbec provenientes del valle Calchaquí, se destaca por su frescura y delicadeza. Ideal para acompañar platos ligeros pero expresivos como ensaladas veraniegas. Excelente relación precio calidad (180 pesos).

Relator Extra Brut Pinot Noir. Uno de los productos que elabora Pepe Reginato en el Valle de Uco que sobresale por su frescura y frutosidad. Las notas de levadura producto del método tradicional de elaboración están presentes pero en un estudiado segundo plano (465 pesos).

Vicentin Malbec Rosé. Si la cepa nacional podía elaborarse como espumante, este es un ejemplo cabal. Fruta, frescura, estructura y elegancia. Puede acompañar el tradicional asado argentino (239 pesos).

Eclat Extra Brut. La “expertise” de Giuseppe Franceschini para la elaboración de vinos blancos y rosados se une a la experiencia de La Maison Penet de Francia para ofrecer un espumante que se distingue por su frescura y elegancia (304 pesos).

Finca Suarez Brut Nature. Una de las sorpresas de 2017, este espumante elaborado con un corte dominado por el Pinot Noir por sobre el Chardonnay, lleva la impronta del Paraje Altamira, en el Valle de Uco, un terroir que entrega vinos tan frescos como minerales. La decisión de no usar licor de expedición no hace más que resaltar las virtudes de un espumante singular (360 pesos).

Pala Corazón Extra Brut. Con toda la expresividad de un creador como Lucas Niven, este espumante elaborado en proporciones iguales con uvas Pinot Noir y Chardonnay del Valle de Uco, tiene una frescura y cremosidad muy agradables, así como una nariz donde prevalece la fruta fresca y las notas de vainilla. Versátil. Puede acompañar platos simples y de cierta complejidad (280 pesos).

Soigne Brut Nature. Un verdadero clásico que ha sabido mantenerse vigente sin resignar su identidad. Corte de Pinot Noir, Semillón y Chardonnay de la zona de Tupungato, explota en boca con notas de frutas tropicales y secas, así como también de su prolongado contacto con las lías (355 pesos).

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir