Literatura

El Holocausto reconstruido a través del chisme y del rumor

Julián Gorodischer y Marcos Vergara presentaron Camino a Auschwitz y otras historias de resistencia en el Museo de la Memoria. “En este libro el Holocausto se cuenta como chisme y como rumor y creo que eso fue lo disruptivo”, dijo el guionista.

 

Por Fernando Garello – Camino a Auschwitz es un cómic de no ficción que narra historias relacionadas con el pueblo judío. Sus autores, Julián Gorodischer (guiones) y Marcos Vergara (ilustraciones), participaron de la presentación que se desarrolló el jueves último en el Museo de la Memoria con la presencia del secretario de Cultura de la Municipalidad de Rosario, Horacio Ríos, el filósofo Federico Donner y el periodista Andrés Valenzuela.
Gorodischer explicó que el libro se gestó a través de un proceso colectivo junto al ilustrador Marcos Vergara que tuvo como punto de partida un viaje a Cracovia donde se originó la primera nouvelle. “Primero publicamos una nouvelle más pequeña en la revista Brando que nos generó una gran intensidad puesto que desencadenó una denuncia ante el Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) que después fue desestimada. Luego seguimos adelante con la historia del secuestro de Eichmann”, relató Gorodischer.
“Si a mí me preguntan qué quisimos decir –continuó el autor- mi respuesta sería que este no es un libro sobre el Holocausto porque éste funciona solo como una escenografía. Esto en realidad es una historia familiar, de una familia y de varios de sus integrantes en particular. Lo que más me interesa a mí es cómo se va pasando el relato de generación en generación, las distorsiones, los ocultamientos, las tergiversaciones voluntarias e involuntarias”.
Gorodischer consideró además que el verdadero carácter de Camino a Auschwitz y otras historias de resistencia es la utilización de géneros discursivos devaluados para reconstruir la circulación de las historias narradas entre generaciones. “En nuestro libro ese pasaje de las historias de generación en generación –detalló- está dado muchas veces por el chisme y el rumor. Esto es raro porque el pasaje de la memoria trágica reciente del pueblo judío no suele darse a través del chisme o el rumor, ya que son géneros despreciados del discurso. Por el contrario, se suelen dar en actos y ceremonias y en este libro el Holocausto se cuenta como chisme y como rumor y creo que eso fue lo disruptivo que hace que estemos contentos con lo que está generando”.

Reconstrucción histórica y uso del color

Además de ilustrador, Marcos Vergara es bibliotecario, razón por la cual dedicó grandes esfuerzos a documentarse para poder dar forma a la historia narrada en el guion. “Para poder construir una historia que sea atractiva hay que incorporar elementos de ficción. Sin embargo, cuando uno se enfrenta a tener que dibujar un lugar, una persona, un vestuario y una época determinadas, se enfrenta al terreno tan vasto de la documentación histórica”, afirmó.
Además relató que “cuando uno se pone a dibujar con líneas definidas y no con manchas –muchas veces me pregunté por qué hice esa elección- debe reproducir todos los detalles de, por ejemplo, la vestimenta de la época. Si bien hay muchas fotos del Holocausto, a veces no muestran de manera borrosa los detalles y uno se ve obligado a buscar y buscar y si bien lleva tiempo también hace fascinante este tipo de trabajos”.
Sobre el uso del color en las ilustraciones, el artista explicó finalmente que “no es una elección fortuita sino que responde a la necesidad de contrarrestar la dureza de la mayoría de las imágenes disponibles sobre Auschwitz y el Holocausto”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir