Estilo de vida

El café como cultura

Una de las baristas más prestigiosas del país, la colombiana Claudia Díaz, ofreció una capacitación para profesionales gastronómicos de Rosario.

Claudia Díaz en la capacitación que se desarrolló en El Cairo.

Claudia Díaz en la capacitación que se desarrolló en El Cairo.

Por Fernando Garello – Claudia Díaz es una de las baristas de mayor renombre de Argentina y el domingo visitó Rosario para ofrecer un curso de nivel básico en el bar El Cairo. Colombiana de nacimiento, llegó a nuestro país sin tener mayores conocimientos acerca del mundo del café. Trabó relación, sin embargo, con la familia propietaria de Lattente e inició una ascendente carrera que la llevó a ganar la segunda edición del Concurso de Baristas que organiza EBC, la plataforma comunicacional y educativa que difunde el consumo de café de calidad. Lo más llamativos es que proviene de una localidad como Pereira, ubicada en el denominado eje cafetero colombiano, adonde tiene previsto regresar próximamente para ampliar sus conocimientos sobre el cultivo del café y en su recolección, pero se introdujo en su mundo en nuestro país. “Hace cinco años no sabía nada de café y cuando vine a Argentina conocí a Daniel y a Zehan, los dueños de Lattente, una de las primera cafeterías especializadas de la región, con quienes comencé a capacitarme”, dijo a Revista Sublime, luego de la intensa jornada de capacitación que brindó en la ciudad.

A partir de allí el mundo del café que cuenta cada día con mayor número de adeptos le abrió sus puertas de par en par. “Comencé a explorar y a darme cuenta que el café es un producto de calidad que puede ser tomado tan seriamente como el vino, en cuanto a su sabor, cuerpo y textura. Lo que buscamos en nuestra actividad es la especialización tanto en el cultivo como en la recolección y en la preparación para que el consumidor reciba un producto de gran calidad”, comentó y explicó que el café colombiano “es uno de los mejores del mundo porque se produce en condiciones ambientales beneficiosas. Además se cultiva la variedad arábiga que se desarrolla entre los 1.800 y los 2.000 metros sobre el nivel mar y da los mejores frutos. Por último la recolección se hace en forma manual y selectiva, lo que permite tomar los granos dulces en su maduración óptima”.

La barista junto a los participantes del curso.

La barista junto a los participantes del curso.

De todos modos, al igual que en Argentina y a pesar que es uno de los principales países productores del mundo, Colombia “todavía tiene que aprender a tomar café. Tenemos un buen producto pero todavía no contamos con paladar ni cultura para su consumo”.

Placeres por descubrir

La capacitación ofrecida por Claudia Díaz forma parte de la iniciativa que desarrolla el sommelier y docente rosarino Cristián Arias para desarrollar una cultura del café a nivel local y regional. “Rosario es una de las ciudades que más café consumen y El Cairo es el segundo bar en consumo del país pero así y todo todavía no tenemos una cultura del café. Yo lo comparo con lo que pasaba con el vino hace quince años”, afirmó. Para Arias, “cultura significa un mayor conocimiento de la calidad y de los procesos, así como también la disponibilidad de buenos productos en el mercado. El café hoy está en esa génesis”.

El sommelier también adelantó que las actividades programadas para desarrollar y promover la cultura del café en Rosario y la región proseguirán durante los próximos meses. “Vamos a invitar a otros baristas y a propietarios de bares especializados de Buenos Aires, para que brinden cursos y charlas tanto a profesionales como a consumidores porque si la exigencia del consumidor no se desarrolla ningún producto gastronómico de calidad”.

Arte y pasión del barista

Barista es el profesional que se especializa en la preparación de bebidas a base de espresso, un experto en la mezcla exacta de la presión del agua, temperatura y la dosificación del café que cuida todos los elementos y que crea nuevas y diferentes bebidas basadas en el café utilizando para ello diferentes tipos de leche, esencias y licores. Pero también es mucho más, es una mezcla de arte y pasión que crea increíbles diseños, ya sea solo con el flujo de leche desde un jarro, o dibujando, con una especie de punzón, encima de la espuma de la leche.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir