Estilo de vida

Eduardo Vidal se reinventa en Agrelo

El reconocido enólogo y creador del icónico Nube Negra elige el sur de Luján de Cuyo para relanzar sus etiquetas, tras el éxito que está obteniendo su nueva línea Cayado.

 

Por Fernando Garello – Eduardo Vidal está en plena evolución. Después de seis años vertiginosos en que consolidó su proyecto a partir del exitoso Nube Negra, en 2014 dejó Tupungato para hacer pie en Agrelo, una zona que le brinda mayores posibilidades de crear los vinos que quiere, con uvas cosechadas en su madurez, con un alto contenido de alcohol, concentrados y con paso por roble francés. “Ya había trabajo en Luján de Cuyo, más precisamente en Perdriel, pero Agrelo me enamoró. Probé las uvas de un viñedo de 1938 con una producción de 4 mil kilos por hectárea y recordé lo que una vez me dijo Jorge Riccitelli cuando lo tuve como asesor: si el primer grano que probás te impacta y te hace volar la cabeza, entonces ése es tu viñedo”, confesó durante la degustación que se desarrolló en Casa de Catas En lo de Selva.

“A mí siempre me gustaron los vinos que tienen concentración, con madera y una fruta madura que te moviliza todo el cuerpo. Esos son los vinos que quiero hacer y hasta ahora lo he podido lograr y el consumidor lo acepta”, dijo Vidal cuando se le pidió que defina su gusto y su estilo.

Nacimiento y éxito de Cayado

Paradójicamente, la idea de lanzar Cayado no nació en Mendoza sino en un café de Mar del Plata, siguiendo el consejo de un distribuidor y de un primo, quienes le insistían con que tenía que lanzar una línea más baja que Nube Negra y El Espía, aunque con una relación precio-calidad excelente.  A partir de allí Vidal comenzó a darle forma a un nuevo vino que “se pueda tomar de lunes a viernes, acompañando una picada”. En abril de este año salieron de bodega las primeras 6 mil botellas correspondientes al primer fraccionamiento y la sorpresa fue grande porque a los veinte días estaba agotada.  “Hoy ya estamos en el cuarto fraccionamiento de 15 mil botellas y probablemente terminemos pasando las 20 mil. Un gran éxito, gracias a los distribuidores y a los consumidores a quienes el vino les gustó”, afirmó con satisfacción.

Nuevos Nube Negra

Tras aclarar que la línea que prestigia su emprendimiento mantendrá las características que la hicieron conocida y una calidad elevada gracias a una producción que no supera las tres mil botellas anuales, Vidal anticipó que el año próximo ingresarán al mercado tres Nube Negra especiales.  “Serán un Cabernet Franc, un Malbec y un blend de Cabernet Franc y Malbec, con partidas de apenas 300 botellas que no se repetirán una vez agotadas”, adelantó y explicó que se trata de vinos “súper concentrados, con alcoholes elevados  de entre 16,50 y 16,90 por ciento y un paso por barricas francesas de casi dieciocho meses”.

El gusto por los vinos de alto contenido alcohólicos lo adquirió trabajando junto a Marcelo Pelleriti, el enólogo de Monteviejo y uno de los colaboradores más estrechos de Michel Rolland , a quien considera “un amigo e ídolo personal. Trabajar con él para mí fue lo máximo”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir