Cultura y Vinos

Cuando el sommelier dejó de ser un sommier

Profesional y docente, Valeria Gamper llegó a Rosario para presentar los vinos de Viña Cobos, bodega de la cual es Brand Ambassador y dejó algunas reflexiones sobre la actualidad de una actividad que enfrenta el desafío de adaptarse a los profundos cambios que atraviesan la sociedad.

Valeria Gamper se presentó ante los estudiantes de la carrera de Sommelier de la Alianza Francesa de Rosario.

Por Fernando Garello – “La sommellerie argentina pasó por un montón de etapas. Lo que ha sucedido en el corto tiempo desde que llegó al país es espectacular. El desarrollo que tuvo desde que alguien no sepa qué es un sommelier, o la diferencia entre un sommelier y un sommier, a que puedan saber hoy que son dos cosas muy distintas, es impresionante”, dijo Valeria Gamper tras la presentación que realizó en la Alianza Francesa de Rosario.

La degustación de los vinos de Viña Cobos, bodega de la cual es Brand Ambassador, fue una buena oportunidad para dialogar acerca de una actividad como la sommellerie que enfrenta el desafío de adaptarse a los profundos cambios -a nivel tecnológico y de costumbres- que atraviesan la sociedad actual.

Para Gamper, más allá de las diferencias de opinión, no quedan dudas que los sommeliers pasaron “por muchas etapas, desde la parte más acartonada que tenía el servicio unos años atrás a algo mucho más flexible, relajado y más cerca de las personas”.

Rol de comunicador

Una de las transformaciones más notorias está relacionada con el papel sobresaliente que adquirió la comunicación en la profesión. “Al final el sommelier es un comunicador, en el ámbito que esté, hay muchos profesionales que no les gusta el servicio pero que funcionan muy bien en bodega, en redes, en prensa o en la parte comercial”, sostuvo.

La oportunidad de los millenials

En relación a los denominados “millennials”, el grupo etario que obsesiona a los expertos en marketing y que en principio no se verían seducidos por el vino como por otras bebidas, la profesional que también se desempeña como docente, relató que tiene “un curso numeroso de estudiantes en primer año que está conformado por gente increíble que está muy conectada con lo que está haciendo, trabaje en servicio o en bodega. Es gente que vivencia mucho más la sommellerie que lo que yo lo hice cuando estudié hace más de diez años. Creo que contar con tanta información es una buena oportunidad. Cuando yo estudié mi primera carrera que fue Administración Hotelera no había Internet ni teléfono celular y para estudiar había que ir a una biblioteca”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir