Música

Concierto memorable para un músico inolvidable

Oscar Moro marcó literalmente el ritmo del rock argentino desde su nacimiento hasta su edad dorada, participando en bandas fundacionales como Los Gatos y Color Humano y masivas como Serú Girán. El sábado fue homenajeado con un concierto memorable en Rosario.

Molinari unterpretó canciones de su autoría junto a Juanito Moro y Marcelo Gallego.

Molinari unterpretó canciones de su autoría junto a Juanito Moro y Marcelo Gallego.

Por Fernando Garello – El homenaje central dio comienzo con la exhibición de un video donde se mostraron imágenes del baterista rosarino y el testimonio de quienes lo conocieron y lo trataron en la vida profesional y privada, como Litto Nebbia, Pedro Aznar y Edelmiro Molinari y la lectura de un texto de Adrián Abonizio, dando paso luego al plato fuerte de la noche, la música. El recital se dividió en segmentos que reflejaron las distintas etapas de la prolífica carrera del artista rosarino, comenzando por Los Gatos y su obra emblemática, La Balsa, cuya interpretación quedó a cargo de una banda que incluyó a músicos como Ricardo Vilaseca, Gabriel Sella, Lisa Polichiso, Sergio Álvarez e Ike Parodi que estuvo acompañada por una impresionante formación de veinte bateristas que tocaron al unísono, en un hecho que no tiene antecedentes en la ciudad y probablemente el país.
El propio Edelmiro Molinari, con quien Moro conformó Color Humano, encabezó el segmento dedicado al paso del baterista rosarino por la mítica banda de rock nacional. Cosas rústicas abrió la serie con el acompañamiento de Juanito Moro, hijo del homenajeado, en batería y Marcelo Gallego en bajo eléctrico. Después siguieron Hace casi 2000 años, donde Juanito ejecutó un impecable solo de batería que recibió la ovación del público y Blues para Adelina, donde Molinari demostró que a sus 68 años no perdió sus extraordinarias dotes como guitarrista.

Golpe al corazón

“Estoy excedido por la emoción. Hace cinco minutos nos abrazamos con Juanito, yo lo vi nacer a este muchacho que es hijo de Regina y Oscar Moro. Es un golpe al corazón, no aguanto más”, dijo Molinari antes de abrir su participación en el concierto. También elogió a los organizadores del espectáculo, en especial a la subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario. “Cultura es un área del gobierno donde generalmente se afanan toda la guita y no hacen nada. Acá en Rosario no pasa eso porque agarraron la plata que les llegó e hicieron todo lo posible. Estoy seguro que esto va a seguir creciendo porque es un ejemplo grosso a nivel nacional”, afirmó.
Sobre su compañero en Color Humano, Molinari dijo que “Moro era un tipo lleno de amor y eso es precisamente lo que necesitamos hoy”.

Legión de bateristas

Después de la memorable actuación de Molinari, la legión de veinte bateristas volvió a la escena para interpretar clásicos como El fantasma de Canterville de Sui Generis, donde se lucieron por su precisión y sincronismo, ofreciendo un espectáculo único que permanecerá en el recuerdo de quienes asistieron al recientemente remodelado Galpón 11 (hoy Espacio 75), para presenciar el concierto homenaje a uno de los músicos más prestigiosos que dio Rosario.
El espectáculo se cerró con una andanada de clásicos de Serú Girán que interpretó la banda liderada en la voz con gran destreza por Lisa Polichiso.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir