Cultura y Vinos

Cómo seducir milennials con burbujas

Constanza Gaitieri está al frente de Malpensado Wines, un proyecto que busca renovar el semblante de los vinos espumantes argentinos mediante la utilización de cepas no convencionales y diferentes terroirs.

Constanza Gaitieri presentó sus espumantes en Mercado del Patio de Rosario.

Por Fernando Garello – Para Coti Gaitieri el vino espumante puede ser la tan buscada puerta de entrada de las generaciones más jóvenes al mundo del vino, entre otras cosas, porque es una bebida fresca y divertida y sensiblemente más dulce que la mayoría de los vinos tranquilos, una opinión que tiene una validez doble no solo porque a lo largo de los años se especializó en la elaboración de espumantes en España, Francia y Estados Unidos, sino también porque ella misma es una milennial.

Con todo, su relación con las burbujas surgió accidentalmente, dado que al comienzo de su carrera profesional, en la mayoría de las bodegas donde se desempeñaba e intentaba ganar experiencia, la “mandaban a hacer espumantes”. Lejos de desanimarse, vio una oportunidad y comenzó a especializarse en la elaboración de la bebida hasta desarrollar su exitoso proyecto personal Malpensado Wines que causó furor por su calidad y personalidad en las ferias donde comenzó a darse a conocer a los consumidores.

“Es un producto que al ser mucho más fresco o piletero como los llaman algunos, en especial a los espumantes dulces, pueden ser una entrada para que los jóvenes consuman más vino”, sostiene.

Además, para la enóloga, “generalmente cuando los prueban les gustan. En las degustaciones suele verse a gente más grande que conoce un poco más pero cuando van jóvenes también les gustan”.

Privilegiar la frescura

La clave está en la frescura, explica la enóloga, minutos antes de la presentación que realizó para los socios y clientes de Lo de Granado en Mercado del Patio de Rosario, característica que está presente tanto en los espumantes que elabora mediante el método Charmat como el método tradicional o Champenoise. “La idea es elaborar los Champenoise con variedades distintas, no convencionales, de diferentes zonas Por ejemplo, este año utilizamos Syrah y Pinot Gris de La Consulta, Valle de Uco”, señala.

Se trata de productos que no tienen más de seis meses de contacto con levaduras, característica que posibilita que los sabores y aromas de la fruta se transformen en los protagonistas indiscutidos.

En el caso del Pinot Gris, donde sobresalen las notas de frutas blancas, cítricos, flores y hierbas, incluso tampoco utilizó licor de expedición, sumándose a una corriente que poco a poco está ganando adeptos en nuestro país y el resto del mundo.

Durante la degustación ofrecida en Lo de Granado también sorprendió un Sweet Rosé donde la dulzura apenas se percibe en boca.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir