Cultura

Cielo pintado de barriletes

El tradicional encuentro impulsado por el municipio y la Asociación Pintemos el cielo de Rosario reunió a 80 mil personas durante el sábado y el domingo.

Miles de personas disfrutaron el Festival de Barriletes en el Parque Scalabrini Ortiz (Foto: G. Turin Bootello).

Durante el sábado 15 y el domingo 16 de septiembre, el tradicional encuentro impulsado por la Municipalidad de Rosario y la Asociación Pintemos el cielo de Rosario, nucleó en el Parque Scalabrini Ortiz a más de 80 mil personas que disfrutaron de diversas actividades como talleres de construcción de barriletes, vuelos acrobáticos, batallas de barriletes, kitebuggy (también llamado parakart), muestras, desfiles y la presencia de cometas gigantes, entre otras cosas.

Este año participaron del evento las agrupaciones de barrileteros Gigantes Voladores, Contraviento, Rosario Vuela y Batoco, y los brasileños Francisco Das Chagas Freitas y Douglas Correa Bessa.

El sábado se llevaron a cabo talleres de construcción de barriletes en diferentes carpas distribuidas a lo largo de dos módulos, uno paralelo a calle Central Argentino; y el otro, paralelo a avenida Mongsfeld, donde grandes y chicos pudieron desentrañar los secretos detrás del armado de diferentes tipos de barriletes como rombos, barriletes de papel, tradicionales y otros. Todo ello con la posibilidad de llevarse uno de estos cometas a casa en forma totalmente gratuita.

Uno de los momentos más emotivos de la tarde se dio cuando se unieron dos barriletes gigantes, impulsados por argentinos y brasileños. Así, niñas y niños del público participaron del ritual de remontar el cometa en el que un dragón con dos cabezas representaba la hermandad entre nacionales y cariocas.

Durante esa jornada se hicieron presentes la intendenta Mónica Fein, el secretario de Cultura y Educación, Guillermo Ríos, la subsecretaria de Industrias Culturales y Creativas, Clarisa Appendino y el subsecretario de Fortalecimiento Institucional, Federico Valentini, entre otros.

El domingo desde muy temprano comenzaron a dictarse talleres. A las 14 se dio la apertura con barriletes de dos hilos. Con el correr de la tarde, miles de rosarinos pudieron apreciar vuelos acrobáticos de cometas, a cargo de la agrupación rosarina Contraviento. En estas exhibiciones, los barriletes parecían interactuar entre sí a cientos de metros de altura, con música de fondo. Además, el Laboratorio Educativo de Astrofísica y Ciencias del Espacio del Complejo Astronómico Municipal invitó a Jugar a ser el viento, una propuesta lúdica de acercamiento a las temáticas de energías renovables, energía eólica y aprovechamiento de recursos naturales.

Uno de los platos fuertes de la tarde fueron los vuelos de barriletes gigantes; uno con forma de esqueleto, una medusa y otro muy particular: un dragón de más de 80 cuerpos y 60 metros de largo (de los brasileños Francisco Das Chagas y Douglas Correa Bessa) que sorprendió al público por su imponencia.

Más tarde hubo vuelos de cometas patrios, trenes de rombos a cargo de las agrupaciones Contraviento y Batoco, y una singular batalla de rokakkus, cometas japonesas de 6 lados, en la que cada grupo de pilotos intentaba cortar los hilos de los otros barriletes oponentes, siendo el ganador quien mantuviera el último barrilete en vuelo.

A las 18, las distintas agrupaciones realizaron un cierre con un vuelo conjunto para culminar dos jornadas en las que el cielo fue el escenario principal y el disfrute colectivo fue el denominador común.

Ariel Carnevali, referente de la Asociación Pintemos el Cielo y miembro de la Agrupación Contraviento, destacó sobre el final de la tarde: “Cerca de cien personas colaboraron en la pista y en demostraciones. Este festival se viene realizando hace 18 años consecutivos: originalmente tuvimos una convocatoria de 15 mil personas. A partir de ahí, con la Municipalidad, seguimos adelante y logramos posicionar al Festival como el más importante de Argentina y uno de los más importantes de Latinoamérica”.

“La idea es que la familia pueda disfrutar del aire libre y del parque. Este es uno de los pocos eventos donde viene la familia y disfrutan todos: desde el señor de 70 años, hasta la nieta de 3. Todos juegan con el barrilete y se divierten”, terminó diciendo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir