Literatura

Cerati antes de apagarse

El autor de la biografía de Gustavo Cerati, Juan Morris, reconstruyó los últimos momentos de lucidez del músico y su caída en estado de coma. “Tenía un permiso interno para ser una estrella de rock”, dijo en el ECU.

 

Por Fernando Garello – Cerati, la biografía, tiene un comienzo fuerte, ya que narra los últimos minutos de lucidez del músico fallecido hace poco más de un año y su posterior caída en un estado de coma que se prolongó durante meses y tuvo en vilo a cientos de seguidores de nuestro país y de toda Latinoamérica. Sin embargo después logra adentrarse en la vida de uno de los artistas más valorados de la música contemporánea argentina, a quien se retrata de manera cabalmente humana. Su autor, el periodista de la revista Rolling Stone, Juan Morris, lo presentó junto al colega Federico Fritschi en la sala principal del Espacio Cultural Universitario (ECU).
“Era consciente que no estaba escribiendo la historia de un súper héroe y por lo tanto me interesaban sus costados más oscuros y sus debilidades. No sólo nos movilizan nuestras virtudes, también lo hacen nuestros miedos y angustias. No quería pintar un cuadro incompleto y me interesaba saber qué lo angustiaba y qué le daba miedo. Qué lo frustraba y ponía de mal humor. También quería reconstruir la historia de sus padres y sus abuelos. Para mí es muy importante porque tengo muy en claro la forma en que a mí me determinaron y qué se puede llegar a hacer con todo eso en la vida. Por ejemplo hay gente que viaja a la India o a China, no porque tiene mucha plata sino porque fueron educados con el permiso de proponerse viajar al otro lado del mundo”, relató el periodista ante un auditorio colmado por personas de todas las edades que comparten un interés común por el creador de Soda Estéreo.
Según Morris, en el caso puntual de Gustavo Cerati “había como un permiso interno en su educación para que fuera una estrella de rock. Un permiso que heredó de sus padres, sobre todo de su madre que lo estimuló mucho a desarrollar su costado creativo. En él la creatividad no era un mundo interior que debía esconder. No tenía que esconder sus dibujos o sus canciones y escaparse de la casa para tocar porque en realidad estaba alentado por su madre para hacer todo eso”.
Para el autor de la biografía que publicó la Editorial Sudamericana, el periodismo consiste en averiguar cómo es estar vivo para las otras personas. “Me interesaba que el libro respondiera la pregunta de cómo era para Gustavo Cerati estar vivo. Para mí la escritura es dar mi versión de las cosas, es decir, cómo es enamorarse y sufrir. Por eso para mí el periodismo consiste en averiguar cómo es estar vivo para las otras personas. Cómo es ser actor, gobernador o director de un centro cultural como éste”, sostuvo.
Sobre el rutilante inicio de su libro, en tanto, el autor reconoció que le gustaba “ver sus últimos minutos de consciencia. Sabemos que la última vez que estuvo lúcido fue arriba de un escenario tocando un solo de guitarra. Por eso comencé el libro por ahí porque era intenso y veloz desde lo narrativo. Después le siguió un estado de coma que era una especie de estado amniótico con su madre cuidándolo al lado”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir