Cultura y Vinos

Carola Tizio, identidad del Malbec

Cuando se habla del malbec argentino en realidad se hace referencia a una categoría heterogénea que incluye una amplia variedad de vinos que se diferencian por genética, lugar de origen, clima y estilo de vinificación.    

Carola Tizio revela los rasgos de identidad de la cepa nacional.

Por Fernando Garello – El que termina ha sido un año ajetreado para Carola Tizio, quien lleva adelante el proyecto bodeguero de la familia Vicentin y viajó a Francia y a Estados Unidos para promover sus vinos. Enóloga e ingeniera agrónoma, es una de las especialistas más respetadas del ambiente, no sólo por la solidez de su formación, sino también por su sensibilidad y búsqueda de la excelencia a la hora de elaborar vinos.

Conoce como pocos el ADN del malbec argentino, cuya diversidad está directamente relacionada con la variedad de terroirs que hoy conviven en la geografía mendocina y de distintas zonas del país. La semana pasada dialogó con Revista Sublime minutos antes de ofrecer una cata en Lo de Granado Fisherton Plaza. “En Mendoza hay una diversidad muy importante desde el punto de vista de la genética de las plantas. Son distintas poblaciones de malbec que se han ido adaptando a diferentes zonas. Los viveros incluso ya las tienen identificadas y las llaman selección de Perdriel, de Agrelo, etc. y ya empieza a haber selecciones que se adaptan muy bien en el Valle de Uco”, explica con la claridad que la caracteriza.

A la hora de recorrer viñedos la enóloga de Vicentin procura buscar un malbec “con hojas más pequeñas, de granos y racimos más chicos”. La clave pasa por observar  “cuando el sol da sobre los racimos y si el raquis se colorea, indica que hay una mayor cantidad de antosianos”.

Esas características se ajustan a las necesidades de la bodega santafesina. “En la línea de vinos de Vicentin procuramos trabajar con un tipo de malbec que sea fresco y con todas las sensaciones de la fruta pero que a la vez tenga taninos maduros, menos astringentes y más redondeados”, detalla Carola Tizio y explica que “los taninos redondos también se consiguen mediante el manejo del riego y tratando que las plantas no sean demasiado vigorosas, además del momento en que se cosecha. Luego, en bodega se termina de redondear mediante la guarda en barrica”.

Elegancia y frescura

A la hora de optar Carola Tizio prefiere “un malbec más amable y redondo, con más cuerpo y que sea apto para la guarda”. La madera cumple un rol secundario, “más bien químico”, es decir, “se la utiliza para que fusione los taninos del vino con los propios”. “También buscamos un malbec elegante que nos indique su procedencia, frescura y sobre todo sus aromas, algo que para mí es muy importante”, agrega la enóloga. En este punto, el terroir tiene una importancia crucial puesto que es una cualidad que “dan las distintas zonas de Mendoza. Por ejemplo, La Consulta produce un malbec más floral que frutal”. Después, en la bodega, “hay que cuidar todo lo que se encuentra en el viñedo”.

Malbec del Valle de Uco

Los viñedos del Valle de Uco están ubicados en zonas más altas y frías. Por esa razón “hay heladas más tempranas y en primavera la temperatura demora en alcanzar el punto de la brotación. En consecuencia la temporada del malbec en esas zonas es un poco más corta que en el resto de Mendoza”. De todos modos, “eso es algo que se puede manejar mediante el riego y poniendo una mayor cantidad de plantas por hectárea”.

Carola Tizio explica que los avances registrados en los últimos años hacen que “ya se identifiquen poblaciones de malbec del Valle de Uco, como por ejemplo el de La Consulta que tiene un perfil floral inconfundible o Tunuyán que se está desarrollando muy bien. Son perfiles muy distintos que se encuentran dentro de lugares relativamente grandes que a su vez tienen zonas más pequeñas”.

  

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir