Cine

Baldwin deslumbrante

I´m Not Your Negro se estrenó en febrero pasado, cuando la sociedad estadounidense se sumergía en un periodo de oscuridad y extremismo del cual todavía no ha salido.

El narrador afroamericano ofrece una mirada original y lúcida sobre el segregacionismo.

Por Fernando Garello – El documental de Raoul Peck que fue nominado a la última edición de los premios Oscar, se basa en un texto inconcluso de James Baldwin que retrata la vida de tres activistas de derechos civiles: Malcom X, Martin Luther King y Medgar Evers, todos asesinados por segregacionistas durante la década del sesenta. Con la voz del actor Samuel L. Jackson, I´m Not Your Negro dramatiza las palabras del escritor afroamericano que aparecen acompañadas por imágenes de la época que no por conocidas dejan de tener gran relevancia histórica, como el funeral de Martin Luther King o los niños afroamericanos que debían concurrir a escuelas públicas custodiados por la policía.

También se rescata el memorable e iluminador discurso que Baldwin pronunció en 1965 en la Cambridge Union Society, cuando debatió con William F. Buckley sobre si el denominado sueño americano se construyó a expensas de la población negra. 

El filme de Peck deja en claro que Baldwin siempre se mantuvo al margen de las diferencias que separaron a Martin Luther King y Malcom X. El primero creía en la resistencia pacífica, mientras que el segundo justificaba la utilización de la violencia.

También ofrece una deconstrucción del imaginario americano creado por los grandes generadores de discursos como Hollywood, donde en el mejor de los casos los negros no podían ir más allá del límite impuesto por una obra literaria fundacional como Uncle Tom’s Cabin de Harriet Beecher Stowe.

Resulta muy elocuente y lúcido el discurso que cierra el documental: “Yo no soy un nigger, soy un hombre. Si piensas que soy un nigger es que necesitas creerlo así y tendrás que averiguar por qué”. Para Baldwin el negro es una creación del blanco que expone sus propios miedos y sus propios fracasos.     

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir