Cultura y Vinos

Altamira, una “moda” con un siglo de historia

Juanfa Suarez rescata la presencia centenaria de su familia en un terroir que introdujo una nueva dimensión sensorial en el vino y hace cuatro años obtuvo su IG.

Juanfa Suarez presentó por primera vez sus vinos en Rosario, invitado por Mauro Charvey y Lo de Granado.

Por Fernando Garello – En el distrito de La Consulta, donde se encuentra el Paraje Altamira, están plantados los viñedos más antiguos del Valle de Uco. Sin embargo, los vinos que allí se elaboran todavía no son conocidos por el grueso de los consumidores argentinos. Uno de los viticultores más comprometidos con la causa es Juanfa Suarez, quien recientemente vino a presentar sus vinos a Rosario. Su familia tiene la llave para entender el fenómeno Altamira desde el punto de vista histórico, ya que su bisabuelo promovió la explotación de esas tierras de una forma opuesta a la que se registraba a principios del siglo pasado en el resto de la provincia de Mendoza, decisión que marcaría el destino de dicha zona durante casi cien años hasta la actualidad.

Tras décadas de avances y retrocesos, la historia comenzó a cambiar en 2013, cuando el Instituto Nacional de Vitivinicultura aprobó la creación de la Identificación Geográfica Paraje Altamira, la primera del país en apoyarse exclusivamente en criterios basados en el suelo y en el clima. La tierra, tal como soñó el bisabuelo de Juanfa Suarez, quedó en manos de pequeños productores viticultores, muchos de los cuales se encuentran asociados en una entidad denominada Pipa (Productores Independientes de Paraje Altamira).

Sus socios son conscientes que tienen algo mucho más valioso que la mineralidad, esa característica que introduce una nueva dimensión sensorial en el vino, la textura o relieve que hoy es apreciada no sólo en nuestro país sino en el mundo. Por eso allí también se impuso la saludable tendencia de no sobre madurar la fruta e intervenir lo menos posible para que los vinos que se producen en Paraje Altamira sean perfectamente reconocibles.

“Mi bisabuelo escribió el primer manual ampelográfico de Argentina en 1911, es decir, hace 106 años. En ese libro ya hablaba de las propiedades del semillón en el suelo calcáreo”, recuerda Juanfa Suarez. Un verdadero visionario que se adelantó en un siglo a las tendencias que predominan en la vitivinicultura argentina actual.

Como es habitual en nuestro país, tras la explosión de los vinos de Paraje Altamira y de su famosa mineralidad, comenzaron a escucharse voces que pretenden alertar sobre la existencia de una nueva y efímera moda. “Los suelos no son ninguna moda. Son importantes en la vitivinicultura desde hace mucho tiempo. Por eso no es casual que estemos allí. Mi bisabuelo lo anticipó, aunque no pudo ver los resultados que recién se concretaron a través de mi abuelo, mi padre y yo”, afirma.

Para el bisnieto del ingeniero Leopoldo Suarez que hace aproximadamente un siglo se atrevió a soñar con el futuro de lo que no era más que un paraje yermo, “la mineralidad es polémica porque no está muy claro cómo se traduce desde el suelo hacia la vid. Sin embargo, no hay dudas sobre su presencia en la boca. Los vinos de suelos calcáreos tienen una textura particular, tanto los de Barolo, como de Rioja o de Altamira. Es como una sensación salina que cada uno puede llamarla de diversas maneras pero está y es una realidad”.

Elogio de la austeridad

“Me gustan los vinos distintos y el mejor halago que pueden hacerme es que me digan qué distinto que es tu vino, no se parece a ningún otro, porque están hablando de mi finca que es única y que yo me esfuerzo por reflejar en cada botella”, señala Juanfa y agrega que “la austeridad, para mí, es un descriptor positivo. Me gustan los vinos austeros y hasta dudo de los vinos que son muy abiertos y que dicen todo desde un primero momento, porque estoy casi seguro que se oxidarán rápido y que no tendrán ningún secreto guardado. Por el contrario, un vino austero cambia todo el tiempo de manera sutil y es, en una mirada microscópica, mucho más complejo”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir